La música en historias: Vibrator, #MesTerenceTrentD'Arby



Si hay algo que se puede decir sobre Terence Trent D'Arby , es que nunca ha entregado un álbum porque si, desde el desafiante debut de Introducing The Hardline (1987) hasta la obra maestra mal juzgada de Neither Fish Nor Flesh (1989) y su experimento sónico de Symphony or Damn (1993), cada lanzamiento te mantuvo interesado en lo que vendría después. Para su cuarta entrega musical, el artista ahora conocido como Sananda Maitreya aposto todo al negro, con Vibrator , facturó un álbum que se reproduce como una colección de grandes éxitos de canciones que nunca has escuchado. Es multidimensional, se basa en el alma de su debut y agrega guiones de sus obras más vanguardistas. Es ecléctico, claro, pero no hasta el punto de ser desorientador.


Y como muestra Vibrator un verdadero funk rockero con gruesos riffs de guitarra y el back beat inspirado en "Cold Sweat", mientras la voz de D'Arby se transforma de suave y seductora en los versos a estridente y áspera en los coros, simplemente en estos cuatro minutos, se ve claramente por qué Terence Trent D'Arby es un artista tan cautivador. Supermodel Sandwich, es un jugueteo con carga sexual, tiene suficientes giros irónicos para mantenerte en movimiento y se ve reforzada por un guiño no demasiado sutil a "Fama" de Bowie en su melodía vocal descendente. En Holding To You está de nuevo D'Arby exponiéndose al riesgo y la ilusión de un nuevo amor, y los dulces sacrificios que trae el compromiso. Con una sensación de alma que arde lentamente, D'Arby transmite la pasión sin esfuerzo y sigue siendo uno de sus momentos más poderosos del álbum. Read My Lips (I Dig Your Scene) se lanzó originalmente como instrumental, D'Arby consagra al oyente en un remolino de sonido psicodélico con cánticos místicos, loops de batería invertidos, samples asustadizos y momentos de pura felicidad. Desarrollado con nuevas voces, la entrega suave y lánguida de D'Arby atrae al oyente. La hermosa combinación de Undeniably y We Don't Have That Much Time Together en casi el centro del álbum muestra aún más la capacidad de D’Arby para hacer girar hacia un hechizo encantador al oyente. Undeniably con su relato de un amor pasajero que hace que uno "envíe un beso a lo que podría haber sido", ofrece un resplandor cálido y parpadeante que irrumpe con un giro inspirado en el jazz en los minutos finales. Totalmente distinto que encontramos en la suave Bossa Nova de We Don't Have That Much, una seductora narración romántica del amor contrarreloj. La sensación de brisa se ve reforzada por la dulce entrega de D'Arby y el giro de la frase cantada, y líneas como "El cielo es solo la mitad de la distancia entre tu alma y la mía" cierran el díptico.

 

Su habilidad para fusionar géneros, atraer influencias, rendir homenaje, innovar y hacer las cosas suyas se aplica a lo largo del álbum con un toque hábil. En temas como el funk trippy de "CYFMLAY?" mezcla ritmos soul de hip-hop con sutiles vibraciones de la jungla, colores con toques de pinchazos de cuerno y una encantadora combinación de voces para una experiencia casi hipnótica. Y de nuevo otro giro, tiempo para la balada y destacando con el piano llevado al extremo en If You Go Before Me antes de meternos otra vez en terreno de locura y de exploración sonora con Surrender, que trata sobre un sentido de reconocimiento del alma / ego ayudado por voces de estilo gospel y un ritmo ondulante. Luego pasa a TTD's Recurring Dream con su inquietante melodía y entrega vocal, ofreciendo suficientes metáforas para mantener ocupado a Freud durante unos días. Resurrección es quizás la pista más fallida, no es que sea mala, pero termina siendo demasiado grandilocuente y dramática y quizás otra mirada le hubiera permitido mantener el nivel hasta ahora mostrado. Cierra con It's Been Said para recordarnos que D'Arby puede ser uno de los artistas más subestimados y menospreciados.

 

El álbum en su esencia es un viaje espiritual. Una experiencia para mover el corazón, el alma y los pies. En su mayoría tiene éxito en esta misión, como se señala en las pistas antes mencionadas, y en ocasiones falla, como con la demasiado grandilocuente y dramática “Resurrección” que posiblemente podría haberse beneficiado de otra mirada. Con Vibrator , Terence Trent D'Arby entregó un álbum que puede no haber estado lleno de éxitos cuantificables, pero es innegablemente acogedor y agradable. Sus momentos de brillantez son memorables y es una lástima que el álbum no haya recibido su merecido en el momento de su llegada. La publicación de Vibrator pasó desapercibida, en parte, debido a que la compañía discográfica decidió no apoyar su difusión, con la excusa de que sus canciones eran demasiado rockeras para ser de soul y demasiado souleras para ser de rock, evidenciando la estrechez de miras propia de un mercader que concibe una obra de arte como un producto para vender en el mercado. Ahora, muchos años después de su lanzamiento, merece una reevaluación considerada. Al igual que su creador. 

Comentarios