La música en historias: The Battle Rages On - #MesDeepPurple

 

The Battle rages On, Deep Purple


     Tras la publicación de Slaves & Masters (1990), Deep Purple se embarca en la preceptiva gira con Joe Lyn Turner a los mandos vocales, una gira que recorrerá Europa, Estados Unidos, Japón, Brasil e Israel. Pero dicha gira resulta ser un fracaso, llegándose a tener que supender actuaciones, como por ejemplo en Italia. Nos encontramos en 1992, y la banda también se encuentra en el estudio preparando y grabando el material para su siguiente álbum. A todo esto hay que sumar que la compañía discográfica RCA/BMG, presionaba al grupo para un reunión de su formación más clásica, la Mark II (paice, Lord, Blackmore, Gillan y Glover), para celebrar el 25 aniversario de la banda.

Mientras todo esto sucede, con un grupo que se hunde un poco más si cabe, Ian Paice, John Lord y Roger Glover hacen saber a Ritchie Blackmore que si bien Joe Lynn Turner es un gran cantante, no cubre las espectativas de la banda, y el único cantante válido para Deep Purple es Ian Gillan. Joe Lynn Turner es despedido en agosto de 1992, y aunque en un principio se valora, a propuesta de Blackmore, incorporar al desconocido cantante de una desconodia banda llamada Josie Sang (acabaría fichando mas tarde por Riot) Mike DiMeo, finalmente, Ian Gillan es reclutado de nuevo para la banda e ingresa a finales de 1992. Pero no había salido gratis, pues para que Gillan ingresara de nuvo en la banda, se le hizo un oferta económica a Ritchie Blackmore de más de dos millones de dólares para que aceptara y no pusiera pegas. La vieja guardia, que tantas alegrías y tantos disgustos había dado, volvía a reunirse sin objeción alguna por parte de Blackmore, que ha sacado tajado, ni de Gillan, que había vuelto arruinado.

El disco es grabado a medio camino entre los Bearsville Studios de Bearsville, Nueva York, los Red Rooster Studios de Tutzing, Alemania y los Greg Rike Studios de Altamonte Springs, Florida. Cuando Gillan se inorpora, se encuentra que el material de este nuevo álbum ya se encuentra muy avanzado, con las pistas básicas grabadas. Lo primero que hace Gillan es reescribir todas las letras de las canciones del disco y desechar los temas compuestos por Joe Lynn Turner. El álbum es titulado The Battle Rages On, un título muy autobiográfico y adecuado para una banda sumida casi siempre en luchas internas. 

The Battle Rages On es publicado en julio de 1993 bajo el sello RCA/BMG, salvo en Estados Unidos, donde es editado bajo el sello Giant, perteneciente a Warner Music. En cuanto a cifras, el disco pasó inadvertido en el mercado estadounidense, no pasando del puesto 192 en las listas Billboard, en el Reino Unido llegó al puesto 21. Sin embargo en Japón llegó al puesto 5, y tuvo también muy buenas cifras en Suiza, Suecia, Austria, Noruega y Finlandia. No dejaban de ser resultados ciertamente mediocres para una banda como Deep Purple

The Battle Rages On, siendo un disco claramente más Purpleliano que el anterior, no  dejó contento a nadie, Gillan se quejaba de haberse encontrado un trabajo ya casi ya grabado cuando llegó, y lo único que pudo hacer es retocar las letras y desechar el material compuesto por Turner; a Blackmore no le gustó porque Gillan no era Turner, y él había compuesto los temas pensando en él; y el resto del grupo estaba en el medio, como siempre, y con el disgusto de tener que grabar el disco en unas circunstancias que no fueron normales. 

The Battle Rages On tiene un sonido más crudo y más duro del que la banda nos tiene acostumbrados, y aunque se graba en condiciones que harían que cualquier ser humano tirara la toalla, estos cinco músicos vuelven a demostrar que si en lo personal la cosa no funciona entre ellos por culpa de los egos, en lo musical vuelven a ser capaces de sacar adelante un buen trabajo, más que digno bajo la producción de Roger Glover en compañía de Thom Panunzio. Glover vuelve a demostrar el altísimo nivel que tiene a los mandos de la producción.





El disco comienza con el tema que da título al álbum, The Battle Rages On, tema con un potente riff de Blackmore pero muy melódico y con la voz muy bien encastrada de Gillan, que se ajusta como un guante. Un tema que con ese toque más endurecido y metalero rompe con la línea seguida en el anterior disco. Lick It Up, típico tema de hard rock ochentero que podrían firmar bandas como Kiss, eso sí con una producción excelente por parte de Glover, que da fuerza extra al tema y lo hace mejor de lo que realmente es. Anya, es indiscutiblemente la joya de este disco. Sobre el magnífico riff de Blackmore, los demás componentes de la banda construyen una canción melódica, potente y enérgica, como los temas de antaño. Blackmore comienza el tema con una magnífica y épica introducción de guitarra acústica, seguido por los teclados de Lord, para después romper con un riff electrizante, y después entra toda la banda a saco con un Gillan magnífico aquí. En definitiva, por fín aparece el sonido PurpleTalk About Love, un blues metalizado, y con un sonido endurecido por la producción de Glover. Es un buen tema, aunque no llega al nivel de Anya y el que da título al disco. Time To Kill, Canción con claro sabor a AOR (Adult Oriented Rock). Uno de los temas más flojos del disco, el cual se acerca más al sonido imperante en sus anteriores trabajos. 

Abre la cara B Ramshackle Man, si bien sigue la línea del anterior tema, está mejor construido y tiene matices más interesantes, como el magnífico sólo de Blackmore. Sobre este tema, se dice que la letra habría sido escrita por Ian Gillan en la década de los años 70, y es autobiógrafica del propio Gillan. A Twist in the Tale, muy buena canción donde el grupo se mueve en la delgada línea del speed metal. El protagonismo de este tema es completamente para Ian Paice, con una velocidad endiablada y su magnífico trabajo con el doble bombo, muy bien secundado y apoyado por los incesantes riffs de Blackmore. Nasty Piece of Work, canción que destaca por el magnífico duelo de sólos y melodías entre Lord y Blackmore. Sobre este tema, al parecer la letra no fue escrita por Gillan, fue obra de Glover. Solitaire, canción donde el grupo vuelve a tirar de épica y esos toques neoclásicos que la banda tan bien sabe explotar. Tema que va en la línea de Anya, si bien es más sencillo en su estructura, pero muy bien elaborado y defendido por todos, que demuestran la compenetración que tienen. Cierra el álbum One Man's Meat, canción que es junto con Time To Kill, para mí, uno de los temas más flojos del álbum, orientado al AOR, y que quizás no debió ser el tema que cierra el álbum, pues nos deja un sabor algo amargo teniendo mejores temas que este para cerrar el disco.

Cabe destacar que después de la publicación del disco, la banda se embarcó la preceptiva gira para promocionar el mismo, donde se volvió a desatar el enésimo conflicto entre Gillan y Lord, que llegó hasta el escenario. Cuando le tocaba el turno a Gillan, Blackmore se ponía a hacer sólos no programados, y cuando le tocaba a Blackmore, era Gillan el que se ponía a gritar durante los sólos de Blackmore. Pero esta vez el resto de la banda se puso de parte de Gillan, y se dedicaba a tocar a saco durante los sólos de Blackmore para taparle. Una situación donde el único perdedor fue uno, el espectador, y que llegó a su fín el 17 de noviembre de 1993, cuando tras un concierto en el Ishallen de Helsinki, Blackmore abandonaba el escenario y la banda para siempre. 





Si la intención de Blackmore era que la banda se hundiese por fín en la miseria, no le pudo salir peor, porque curiosamente este hecho marcó un antes y un después de una banda en constante conflicto, pues por fín, y a partir de aquí, encontraría la tan ansiada paz que lo ha acompañado hasta la fecha. Con todo vendido para la inminente gira que tenían a continuación por Japón y el perjuicio económico que supondría la cancelación, es el mánager japonés Mr. Udo quien plantea al grupo la posibilidad de contratar a un joven y magnífico guitarrista llamado Joe Satriani, quien además tenía un excelente cartel en Japón. Satriani, que no tiene nada programado en ese instante, y declarado admirador de Deep Purple, acepta sin dudarlo. Roger Glover le envía entonces las grabaciones de un par de conciertos para que vaya asimilando el material. Deep Purple y Satriani se juntan por primera vez tres días antes de comenzar lagira nipona, y el americano demuestra a la banda que no sólo se sabe los temas que le habían pasado, se sabe unos cantos más a la perfección. El grupo decide entonces retocar el set list de la gira y deciden incluir canciones que siempre había vetado Ritchie Blackmore, como por ejemplo la maravillosa Wen a Blind Man Cries.

Joe Satriani permanece en la banda hasta el 16 de julio de 1994, cuando da su último concierto con la banda en Alemania. Posteriormente sería sustituido Por Steve Morse, quien sigue en la banda a día de hoy. Los ocho meses que Satrini estuvo con Deep Purple fueron de suma importancia, pues el guitarrista aportó estabilidad, demostró que había vida despues de Blackmore, y devolvió la alegría a Paice, Lord, Gillan y Glover que volvían a disfrutar encima de un escenario. Por fín, la paz había llegado al seno de la banda para quedarse para siempre. 

Comentarios