Disco de la semana 229: Pyromania - Def Leppard

 




Un producto de su tiempo sin eufemismos, "Pyromania" aprovecha el tsunami que supuso ese debut de Van Halen cinco años antes. Guitarrista tenía para ello con los impresionantes dedos de Steve Clark, aunque eso, una vez más, demuestra no ser garantía de éxito. Y es que el tercer álbum de los británicos puede enmarcarse como el inicio de su éxito a nivel mundial, como la pieza que marca el cambio de su heavy metal a un sonido más radio-friendly . Poco se puede discutir a eso, el problema no está en la apertura de su sonido. Tampoco en la contundencia de sus composiciones. Todo eso, te sientas más o menos cercano al rock duro, es bastante indiscutible. En retrospectiva, hay dos álbumes de Def Leppard que todos los fanáticos del rock deben escuchar, y uno de ellos es Pyromania. Quiero decir, ni siquiera soy un gran fan de Def Leppard, por supuesto que Hysteria ha sonado mucho en mi radio casette y en menor medida, pero también bastante he disfrutado varias veces con Pyromania el otro álbum de Def Leppard que traspasó fans.

Empieza el álbum con Rock Rock (Till you drop) y en ella encontramos una muestra de lo que podemos encontrar en el álbum una composición musical armoniosa que habla al oyente y lo prepara para lo que está por venir, esta canción es la introducción perfecta a lo que vendría después, Photograph, la que es quizás la mejor pista de todo el disco, si no conoces esta canción, has estado viviendo bajo una roca. Una canción clásica pura de Leppard que comienza con un gran riff introductorio. Lo que me encanta de la producción de Lange es el hecho de que podía tomar un riff de heavy metal y convertirlo en una canción de hard rock pop pegadiza, algo que en los años 80 barría allá por donde iba, lo que muchísimo público, no nos engañemos, demandaba. Aquí tenemos una de manual. Ademas la voz de Elliot está en su cúspide absoluta, fue la canción que llevo a la banda a su apogeo y llamó la atención absoluta a principios de 1983 cuando las voces ascendentes sobre el gancho del coro cuentan la historia típica de acecho y envidia que la música impulsa con una pasión de acción. La banda a veces dedicaba esta canción a Marilyn Monroe cuando la interpretaban en vivo, y el video presentaba un parecido a Monroe. Esto llevó a muchos oyentes a la conclusión de que la canción trata sobre la actriz, pero la asociación Monroe se construyó con el objetivo de tener una buena historia. La banda no tenía una inspiración específica para la letra, pero quería expresar su joven lujuria en una canción himno: ¿qué tipo no se ha enamorado tanto de una chica que cada fotografía que ve le recuerda a ella? 

Stagefright es un tema pleno y alegre que funciona perfectamente con el sonido establecido de Pyromania, aparte de algunos efectos de público en vivo falsos, que al final es más un inconveniente para la canción, puedes llegar a vibrar por momentos con este rock. Too Late for love es la típica balada heavy que tanto logra emocionar a los amantes de este género o no, donde la voz de Joe Elliot consigue traspasar la música y es la clave en toda la canción, es una mezcla perfecta, porque no decirlo, con todos los tópicos de este género, pero al final te llena, no sé si de azúcar, pero te deja satisfecho. Cierra la cara A con Die Hard the hunter, su comienzo es claro y directo, mientras escuchas disparos y algo así como el sonido de un helicóptero, lo teclados te los tapa para entrar en un tema bastante insípido y carente de la fuerza que en otros temas, a su manera ha sabido destilar.

 

Foolin funciona como una balada cuasi acústica antes de girar a un arreglo posteriormente más fuerte. El bajo de Savage es más potente que en cualquier otra canción y la progresión de varias partes de la canción hace que te puedas enganchar fácilmente a ella. Rock of ages es un himno en si mismo, incluso le sirvió a Tom Cruise para protagonizar un insípido musical en el cine que trataba del Heavy Metal. El momento más imborrable del álbum y uno de los momentos más destacados de la carrera de Def Leppard. Comienza con una voz que dice algo así como "Gunter Glieben Glauten Globen", no significa nada, el productor Mutt Lange se cansó de contar a la banda con "1, 2, 3, 4 ...", así que empezó a decir esto. La banda a veces inventaba historias cuando se le preguntaba qué significaba. y su título se originó cuando Elliot miró un libro de himnos para niños. Hay algunos encantos en el camino, como las voces de fondo y las risas casi cómicas y la canción termina con mucha fuerza, lo que la convierte en el último gran momento del álbum. Comin’ under Fire podría haber sido otra canción de éxito, con el bajo contundente y el ritmo de patada bajo los acordes de guitarra entrecortados, junto con el canto del coro en toda regla…  pero no, se queda sin alma y parece algo pulcro y preparado, un error. Action Not Words es un cambio refrescante para Leppard en otra composición perfectamente ejecutada, las guitarras añaden la dinámica y sus sutilezas guitarra son excelentes: en pocas canciones son tan perfectas, se utilizan cuando es necesario. Tiene un aire AC / DC británico y, en el mejor de los casos, sucio, la voz de Elliott incluso recuerda un poco al timbre de Brian Johnson. El melodramático Billy's Got a Gun completa un final débil para un excelente álbum e incluye una extraña percusión sintetizada que acaba cansándote y deseando que la canción hubiera durado menos, ¿qué sentido tiene eso?

Comentarios