La música en historias: El día que Bruce fue a Sarajevo


Transcurría el año 1994 y Bruce Dickinson acababa de dejar Iron Maiden para centrarse en su carrera en solitario. Por esas fechas recibe una llamada de un amigo con una propuesta un tanto loca, "Bruce, ¿Vendrías a tocar a Sarajevo? Sólo hay un pequeño inconveniente, aquí están en guerra". Pues Bruce da el ok a esa descabellada idea y decide tocar en Sarajevo.

Bruce reunió un grupo y cogió un vuelo militar que le llevó a la ciudad croata de Split, una vez allí tenían que coger un helicóptero que debía llevarles a Sarajevo, pero se les plantea un serio problema, se les comunica a él y a la banda que no deberían seguir, que era una zona de conflicto y que no podían garantizar su seguridad (de hecho, las guerras yugoslavas fueron consideradas cómo los conflictos más sangrientos en suelo europeo desde el fin de la "Segunda guerra mundial"). Ante este inconveniente, Bruce decide exponer el problema a todos los integrantes del grupo con la condición de que, si uno solo decidía no seguir, abortarían y se volverían a casa. Pues bien, la decisión fue unánime y decidieron seguir adelante, siendo conscientes de los peligros que entrañaba.
    
Fue la ONG "Serious Road Trip", que estaba especializada en llevar convoys de ayuda a zonas de alto riesgo, la que se encargó de llevarles hasta Sarajevo. A medida que se acercaban a su objetivo, Bruce y los demás iban siendo más conscientes de la realidad de la guerra y su consecuencias, así como los estragos que estaba produciendo. La banda fue alojada en la que había sido la Villa Olímpica en los Juegos Olímpicos de invierno que se celebraron allí en 1984, que en ese momento era una sede de la ONU.

Y llegó el 14 de diciembre de 1994, y por fin después de un sinfín de problemas e inconvenientes, Bruce y su grupo pisó el escenario del pequeño Centro Cultural de Bosnia, donde dio un concierto memorable para la multitud de lugareños que abarrotaban el pequeño centro cultural para ver a uno de sus ídolos.

Ahora imaginar la ilusión, el entusiasmo y la alegría que ese pequeño o grande gesto de Bruce Dickinson y sus acompañantes, generó en un público que llevaba sufriendo la crudeza de la guerra desde el año 1992. Un público, que durante un buen rato se olvidó completamente de la guerra, de las balas, de los enemigos, de las penurias, y ahora  estaban viendo a uno de sus ídolos tocar para ellos, en medio de una Guerra. Impensable verdad? Pues sucedió. Además al día siguiente llegaron a realizar dos breves actuaciones más para los bomberos de la ciudad y para las fuerzas de la ONU allí desplegadas.

Pues bien, este episodio fue retratado en 2015 a través de un documental llamado "Scream for me Sarajevo", documental que recomiendo, pues retrata las miserias de una guerra a través de una aventura de unos rockeros que decidieron aportar su granito de arena para que durante unas horas, gente que estaba siendo devastada por una guerra, fuera un poquito más feliz. El día 31 de octubre de 2018, hace unos días, Bruce Dickinson fue nombrado "Ciudadano de honor de la ciudad de Sarajevo", por demostrar a los ciudadanos de dicha ciudad que no estaban solos, dando una serie de conciertos en la ciudad asediada en diciembre de 1994.

Comentarios