El disco de la semana 79: Último concierto, 091

Último concierto, 091


     El año 1996 fue un año triste para el mundo de la música que quedo un poquito más huérfana si cabe al abandonar la escena musical el grupo granadino 091, quizás uno de los grupos más infravalorados y subestimados del panorama rockero español. El grupo anunciaba ese año una gira de despedida que deciden editar en un doble directo. Nos dejaba una de las mejores bandas de rock de las décadas de los años 80 y 90.

     Atrás queda ya el principio de la década de los años 80 cuando José Antonio García Lápido y Tacho González formaban parte del grupo Al-Dar, un efímero grupo que tras la publicación de un sencillo desaparece. Al desaparecer éste Lápido decide formar otro grupo, y para ello cuenta con su compañero  Tacho González (batería), y llama a José antonio García "El Pitos" (voz y armónica) que formaba parte del grupo TNT, y a Antonio Arias (bajo). Acababan de sentarse las bases del grupo, el nombre: 091, en referencia a las influencias que tienen de los grupos Police y 999.


     El grupo comienza a principios de los años 80 a foguearse y dar directos por toda Andalucía haciendo gala de un rock con un estilo muy potente y agresivo, en directo son un torrente. Esto les permite empezar a ampliar miras y empiezan a tocar en Madrid, siendo allí donde graban sus primeros sencillos.

     En 1984 el grupo publica su primer disco, Cementerio de Automóviles bajo el sello discográfico DRO. La aventura con la discográfica DRO dura poco pues tras la publicación de éste primer disco rompen lazos contractuales, el motivo: los problemas de promoción que el grupo sufre tras la publicación del disco, un muy buen disco que necesitaba una buena promoción que no tuvo.


     Tras la aventura con DRO el grupo ficha con la discográfica Zafiro y en 1986 publican su segundo álbum, Más de Cien Lobos. Para la producción del disco cuentan con el mismísimo Joe Strummer. Si juntamos a un grupo con la calidad de 091 y la calidad en la producción de Strummer el resultado no puede ser otro que un gran disco. Tras la grabación del disco, Antonio Arias (bajo) decide abandonar la formación por problemas con la banda al considerar que sus composiciones no tienen la debida atención, aunque posteriormente vuelverá al seno del grupo. En 1988 publican su tercer álbum de estudio, Debajo de las Piedras, y en 1989 con Antonio reincorporado al bajo el grupo publica su quinto álbum de estudio, Doce Canciones sin Piedad con la discográfica Zafiro en 1989. Tras la publicación de este disco Antonio Arias decide abandonar definitivamente la formación para dedicarse por entero al grupo Lagartija Nick. Esta etapa con la discográfica Zafiro el grupo tiene continuidad para la publicación de sus trabajos, unos trabajos de gran calidad que inexplicablemente no obtienen la respuesta que merecen.

     Dos años después, en 1991, el grupo establecido como trío tras la marcha de Antonio publica su quinto disco de estudio, El Baile de la Desesperación. El grupo según va publicando sus discos va evolucionando y consigue tener un sonido propio, característico, de corte muy rockero. 091 tiene su propio y reconocible sonido, un sonido que sumado a las grandes letras de José Ignacio Lápido deberían haber catapultado al grupo a lo más alto, pero por caprichos del destino esto no es así, de hecho su siguiente trabajo, el sexto en estudio de la banda, publicado con el potente sello discográfico Polydor, Tormentas Imaginarias, no consigue tener el éxito deseado. Tras el fiasco por la falta de reconocimiento, que no de calidad de su obra, el grupo publica bajo el sello discográfico independiente andaluz Big Bang su séptimo trabajo de estudio, Todo lo que Vendrá Después.


     Si el grupo desde principios de los años 80 nos había regalado discos de gran calidad, el verdadero fuerte del grupo es el directo, como he comentado anteriormente potente y agresivo, con unas letras (las de Lápido), brutales, pura poesía. Y es que en directo el grupo se mueve como pez en el agua y defiende sus temas con una soltura y calidad increíbles. Por todo esto, los que siempre habíamos apostado por el grupo quizás no queríamos ver venir que se intuía su final. En 1996, tras siete discos de estudio y tras no conseguir el merecido reconocimiento 091 deciden despedirse, eso sí, como se merecen y haciendo lo que mejor saben hacer, tocando en directo al calor de su tierra, en Macarena (Granada). Dicho directo es grabado en forma de doble directo, llamado Último Concierto, y sacado a la venta. Es éste directo el disco que en 7dias7notas recomendamos para la semana número 79 de nuestra aventura.

     Es Último Concierto un gran trabajo que suponía el colofón al gran trabajo de los granadinos que nunca fue reconocido como se merece. Pero no todo está perdido, pues en 2015 y tras casi veinte años, 091 de la mano de José Antonio García Lápido (guitarra), José antonio García (voz), Tacho González (batería), Víctor García Lápido (guitarra) y Jacinto Ríos (bajo) decide volver a los escenarios, y un año después publican un directo con mensaje premonitorio, Maniobra de Resurrección. El año pasado, en 2019 volvían a la carga con su nuevo trabajo, La Otra Vida. Esperemos que esta segunda vuelta del grupo a la escena musical le reporte el reconocimiento que merece y que inexplicablemente siempre le fue esquivo.


Comentarios