El disco de la semana 81: No Disparen al Pianista, Le Punk

No Disparen al Pianista, Le Punk


     El proyecto de Le Punk surge en el madrileño barrio de Alameda de Osuna, conocido por la gran cantidad de bandas que han surgido en ese barrio. Es a finales del año 2000 cuando Alfredo Fernández "Alfa" (guitarra y voz), guitarrista y compositor en el grupo Buenas Noches Rose y Joe Eceiza (guitarra y coros), componente del grupo Malos Pelos, coinciden en la formación Perros de Paja, grupo enfocado en el blues  y el rock clásico. Con Perros de Paja Alfa y Joe acumulan un buen puñado de maquetas pero no llegan a grabar ningún disco.

     Abandonado el proyecto Alfa y Joe deciden iniciar otro pero completamente distinto pues quieren probar nuevos sonidos y seguir evolucionando. Para ello se ponen en contacto con varios músicos del circuito madrileño, siendo reclutados para el proyecto en un principio Daniel Fernández "Patillas" (bajo), proveniente de las formaciones Blaze y Culebra, Tuli (saxofón y clarinete)  y José Miguel Cornejo "Leiva" (batería), ambos del grupo pereza. Se acababa de gestar la base de Le Punk.

     Esta primera formación empieza a foguearse en el siempre complizado y difícil circuito madrileño dando sus primeros conciertos en el famoso Café La Palma. La base y el sonido del grupo va enfocado en la mezcla de géneros cómo el rock and roll, el swing ó el tango entre otros, realizando una novedosa mezcla entre estilos pero siempre manteniendo como base el rock. El grupo empieza a despuntar, lo que hace que sus componentes decidan tomárselo en serio y que Leiva decida dejar la formación ya que ya se encontraba más centrado en Pereza, siendo sustituido por David Rico "Datz", que había militado en Yoghurt Daze. Al proyecto también se suma Carlos Ramos "Sofío" a los teclados. 

     El grupo no consigue el apoyo de ninguna discográfica, pero eso no les detiene y deciden con mucho esfuerzo autoproducirse su primer álbum de estudio en el año 2003, La Logia de la Canalla. Después de la publicación del disco Datz el batería decide dejar la música, por lo que el grupo se pone a la búsqueda de un nuevo batería fichando a Nacho Labrador "Derek". Sería ya con la incorporación de Derek  cuando la banda inicia una gira por toda España para la promoción de su disco.

     Pasado el verano de 2004 el grupo se presenta a un concurso europeo para la promoción de jóvenes talentos llamado Wanadoo Discoveries,  llegando a ganar las series españolas y representando al país en la final europea aún sin contar con el apoyo de ninguna multinacional. 
A finales de 2004 se meten en el estudio y en 2005 publican el EP Dos Puñaladas a Gardel y Otros Tres Delitos, un homenaje a la figura de Carlos Gardel versionando temas suyos pero imprimiendo Le Punk su propio estilo. Después de este EP el teclista Cesar Ramos abandona la formación y es sustituido por César Pop. Ese año 2005 aceptan unirse a una gira patrocinada por la AIE (Sociedad de Artístas e Intérpretes o Ejecutantes de España) para tocar en varias ciudades españolas. Esto hace que su fama vaya creciendo gracias a sus presentaciones y el boca a boca, lo que hace que también sean invitados por el Instituto Cervantes para realizar una gira por Polonia donde Le Punk lo vuelve a bordar.

     El grupo por fín consigue el apoyo de una discográfica, consiguiendo un contrato con EMI, y se ponen a trabajar en su segundo álbum de estudio titulado No Disparen al Pianista. Publicado en 2006, es No Disparen al Pianista el disco recomendado para la ocasión, el disco que en 7dias7notas recomendamos para la semana número 81 de nuestra aventura. Para la producción cuentan con Fino Oyonarte, el bajista de Los Enemigos. El resultado es un gran trabajo, obteniendo una gran respuesta por parte de la crítica especializada, son nominados a los Premios de la música en la categoría de Mejor autor revelación. El grupo defiende el disco en presentaciones en vivo durante los primeros meses de 2007 hasta que llegado el verano Tuli y Datz abandonan la formación.

     Pero centrémonos en No Disparen al Pianista, segundo álbum de larga duración de la formación y recomendado para la ocasión, un disco que es como una gran coctelera donde utilizando siempre una base de rock se entremezclan con mucho gusto estilos como el tango, la milonga, el swing, la música tradicional europea ó el rock and roll. Un disco donde son capaces de combinar excelententemente unas letras que tiran hacia la soledad, la oscuridad o la amargura con unos ritmos y unas melodías de corte muy festivas. 12 temas de gran calidad donde nos encontraremos (por citar algunos) a ritmo de cabaret con La Piedra, a ritmo de swing y blues con La virgen de la soledad, nos introducirán en los ritmos de Europa del Este con El Básker, ó incluso nos regalrán una balada cantada en esperanto, El lukto estás perdida, el idioma de la esperanza.

  1. La piedra
  2. Nacemos solos
  3. La virgen de la soledad
  4. El telón
  5. El básker
  6. Enemigo equivocado
  7. Compañeros
  8. Vivir sin recordar
  9. El lukto estás perdida
  10. He cambiado para peor
  11. La logia de la canalla
  12. Canción para Europa

Comentarios