El disco de la semana 96: The Presidents of the USA

 
 
 
El Presidente de los Estados Unidos es el cargo político más alto del país de las barras y estrellas. Ostenta los poderes de Jefe de Estado y de Gobierno, y lidera el poder ejecutivo. O sea, que el puesto no es moco de pavo. Hasta la fecha, ha habido cuarenta y cuatro presidentes. Entre los más famosos, podemos destacar al primero (George Washington), al que fue actor (Ronald Reagan) y al que, sin serlo, conocemos por decenas de películas de la II Guerra Mundial (Franklin D. Roosevelt). No podemos dejar sin mencionar al primer presidente afroamericano (Barack Obama), y como nos está quedando un poco largo, cerramos el capítulo de menciones con el actual presidente Donald J. Trump, en el cargo desde 2017.
 
Sin embargo, repasando la lista completa, y pese a encontrar hasta un presidente que le cogió gustillo al cargo y repitió años después (Grover Cleveland), no hemos encontrado rastro alguno de Chris Ballew y Dave Dederer, los auténticos "Presidentes de los Estados Unidos de América" para 7días7notas, esos que a una edad muy temprana, se conocieron mientras esperaban el autobús escolar en Seattle en los ochenta. Años después, en el verano de 1993, Ballew volvió a Seattle y se reencontró con su amigo, formando un dúo musical al que, tras esos primeros comienzos, incorporaron a Jason Finn a la batería. Habían nacido los Presidentes de los Estados Unidos de América, sin haber sido elegidos mediante sufragio indirecto por un colegio electoral.
 
 
La Constitución de los Estados Unidos otorga a los presidentes la ejecución de la ley federal, y les autoriza a nombrar a los poderes ejecutivos y judiciales con la aprobación del Senado. Ellos no sabían muy bien como hacer todo eso, así que optaron por hacer lo que sabían, que no era otra cosa que grabar un disco. A principios de 1994, grabaron Froggystyle (Estilo rana) una cassette con diez demos, que vendían en los conciertos o en la barra del bar en el que Jason Finn trabajaba. Allí estaban algunos de los temas que acabarían formando su homónimo disco de debut de 1995, un sorprendente éxito de ventas, a pesar de haberlo publicado sin la aprobación explícita del Senado.

La crítica también les acompañó en ese momento, describiendo los singles "Kitty", "Lump" y "Peaches" como canciones altamente irónicas, divertidas y pegadizas, y provistas de un sonido limpio y sencillo que se alejaba totalmente de la tendencia grunge dominante. Kitty abría el disco, seguida de una Feather Pluckn que en la versión original del disco, que sufrió varias remezclas y reediciones, incluía un verso que era un guiño al "I got a feeling" de los Beatles, una influencia en las Antípodas de sus grupos vecinos de Seattle. La referencia desapareció de ediciones posteriores, así como la foto interior del disco en la que los Presidentes de los Estados Unidos de América aparecían junto a Bill Clinton, el "otro" presidente de los Estados Unidos de entonces, que no tocó el saxofón en el disco.

Lump es, sin duda, su tema más redondo y significativo, y una de las pocas canciones de las que se haya documentado que surgieran de los efectos de un tratamiento contra la neumonía. Según Chris Ballew, los antibióticos del tratamiento le generaron una reacción alérgica y varias noches de sueños muy locos, de los que acabaría surgiendo la letra de la canción. No sabemos si, durante su convalecencia, se planteó que en caso de muerte del presidente, el vicepresidente asumiera la presidencia, pero afortunadamente la neumonía pasó, dejando como recuerdo la canción más emblemática del grupo, que no la más exitosa.

 

Porque las mieles del éxito se las llevo realmente Peaches, un tema sobre una chica de la que Ballew estaba enamorado. La chica tenía un melocotonero en su jardín, y el día en que por fin Ballew se armó de valor, entró en el jardín y se dirigió con firmeza hacia la puerta de la casa, dispuesto a confesarle a la chica su amor incondicional, pero las dudas le frenaron bajo el melocotonero, y aplastó nervioso varios melocotones con el puño, hasta desistir y darse la vuelta sin decirle nada a la chica. Más allá de la divertida letra y la arrolladora música, el éxito vino de la mano de un impactante y enloquecido vídeo en el que los Presidentes de los Estados Unidos de América se enfrentan a un ejército ninja en un jardín lleno de melocotoneros. Algo nada sorprendente, si tenemos en cuenta que, como comandantes en jefe de las fuerzas armadas, podían embarcar al país en una guerra si lo consideraban necesario.

En su segundo mandato, publicado como "II" en 1996, siguieron mostrando su gracias y talento a partes iguales, pero el disco no alcanzó los niveles de éxito de su debut. Otros discos les siguieron, pero la crítica les estaba ya esperando con las manos llenas de arrojadizos melocotones, por lo que el grupo entró en una dinámica de idas, venidas y abandonos, para acabar reuniéndose de nuevo en 2004, con el lanzamiento de una edición especial del disco de debut con motivo del décimo aniversario de su publicación, con temas inéditos, demos  y caras B, a pesar de que, de acuerdo con la ley electoral, no pudieran presentarse a una reelección después de dos mandatos de cuatro años. Y es que fueron demasiadas las normas que acarreaba la responsabilidad del cargo, para unos tipos que sólo seguían los dictados de los sueños de su cabeza, y que pese a salvar a la "tierra de los valientes y las oportunidades" de una invasión ninja en un solitario jardín de melocotoneros, fueron condenados al destierro y al olvido, en lugar de darles su merecido hueco en la historia, o al menos en la lista de los cuarenta y cuatro Presidentes de los Estados Unidos de América.

Comentarios