La música en historias: After Hours - #MesGaryMoore

 

After Hours, Gary Moore


     Con Still Got The Blues (1990), Gary además de volver a las raíces, había conseguido situarlo como el más exitoso de su carrera, vendiendo más de tres millones de copias en todo el mundo. Acababa de sentar los cimientos de su retorno a un estilo que siempre le había acompañado, no en vano, durante  la gira de apoyo del último álbum de hard rock que publicó, After the War (1989), en los camerinos solía tocar blues para calentar.

Gary tenía claro la senda que quería seguir, la senda del blues, y publica su siguiente trabajo seguido orientado a este género musical. Con Still Got the Blues había sentado los cimientos de un género que conocía desde hace mucho tiempo ya, de hecho, ya coqueteaba con él en su inicios. Cómo olvidar su etapa con la formación irlandesa Skid Row, y su primer disco de estudio, Grinding Stone, el gran olvidado de su carrera, muy recomendable. Con su valiente decisión de volver a las raíces muchos pensaron que Still Got The Blues sería fruto de una noche de pasión, no podían estar más equivocados, y con After Hours se encargaría de demostrarlo. Un disco a la altura de su anterior trabajo, Still Got The Blues, y en mi humilde opinión, en su conjunto, mejor incluso.

Para la grabación del álbum, Gary cuenta con los ya habituales bajistas Bob Daisley y Andy Pyle además de Will Lee y Johnny B. Gaydon, con Grahm Walker y Anton Fig a la batería, y Tommy Eyre a los teclados. Y la sección de viento de la que se rodea no puede ser mejor, Martin Drover a la trompeta, Richard Morgan al oboe, Frank Mead, Nick Pentelow y Nick Pain al saxofón, y el dúo de los maravillosos Memphis Horns, Andrew Love (saxofón) y Wayne Jackson (trompeta). Los coros del disco corren a cargo de Carol Kenyon y Linda Taylor. Gary, además contó con la colaboración de BB King y Albert Collins en un par de temas. El resultado es After Hours, publicado el 10 de marzo de 1992 bajo el sello discográfico propiedad de Virgin, Charisma Records.  El disco consigue buenas cifras en las listas de ventas, consiguiendo la certificación de platino en Suecia y la de oro en el Reino Unido, además de conseguir buenas cifras también en España, Francia, Australia y Nueva Zelanda. 



En el disco apreciamos la importancia que van a tener, además de la guitarra de Moore, las interpretaciones de las secciones de viento de los Memphis Horns y compañía. Encontraremos brillantes versiones que Moore hace suyas como los marchosos Don't You Lie To Me (Hudson Whittaker), Key To Love (John Mayall) y The Blues Is Alright (Milton Campbell), tema éste último donde colabora Albert Collins. También se marca un maravilloso cover de la balada compuesta por Duster Bennett, Jumpin' At Shadows, y es que cuando Moore se pode sentimental lo clava como pocos con su guitarra. Podremos disfrutar de composiciones suyas llenas de ritmo como Cold Day In Hell, con los coros magníficos de Kenyon y Taylor, Only Fool In Town, uno de los temas más cañeros del álbum, y Since I Met You Baby, donde cuenta con la colaboración del maestro BB King, y cuyo single alcanzó el puesto numero 4 en las listas de ventas del Reino Unido. Encontraremos Brillantes baladas, como The Hurt Inside, con esas sobresaientes secciones de viento y Noting's The Same, donde Moore, armado únicamente con su voz y su guitarra nos hará soñar. Mención aparte para dos temas que en mi opinión elevan el nivel de un álbum de por sí ya muy bueno, Story Of The Blues y Separate Ways, temas donde se combinan todos los elementos para regalarnos dos maravillas composiciones, los músicos, la potente sección de viento de la que Moore sabe sacar partido, y cómo no, esa guitarra de la que sabe cómo lanzar notas llenas de sentimiento que se clavan en nuestro corazón y nos hacen vibrar, sentir, disfrutar...

En 2002 se reedita After Hours en formato CD con cinco temas extras All Time Low y Movin' On Down The Road, ambas composiciones de Moore, dos versiones, Woke Up This Morning (BB King, Jules Taub) y Don't Start Me Talkin (Sonny Boy Williamson), y Once In A Blue Mood, compuesta por Moore junto con Anton Fig, Will Lee y Tommy Eyre, un instrumental donde volvía a contar con la colaboración de Albert Collins.

Con After Hours Gary seguía recorriendo la senda del blues, una senda que ya había iniciado en sus comienzos como músico, y que siempre le acompañó, pues fue uno de los géneros musicales que le acompañaron siempre y del que estaba fuertemente influenciado.

Comentarios