Disco de la semana 254: Bayou Country - Creedence Clearwater Revival

 

Bayou Country


     Mientras la Creedence Clearwater Revival lleva un cargado calendario para promocionar su album debut, paralelamente trabaja en su siguiente proyecto. Este proyecto acabará llamándose Bayou Country, que supondrá un antes y un después en la carrera del grupo, ya que será el primero de los considerados grandes discos del grupo. El disco es grabado en los RCA Studios de Los Ángeles a finales de 1968 bajo la producción del propio John Fogerty, y publicado bajo el sello discográfico Fantasy Records el 5 de enero de 1969. El disco alcanzará el puesto número 7 en las listas de ventas de Estados Unidos, siendo el primero de una larga lista de éxitos que abarcarán dichas listas durante los siguientes tres años.



John Fogerty, Tom Fogerty, Doug Clifford
y Stu Cook, los miembros de la banda, eran conscientes de que después de su primer álbum de estudio debían sacar otro buen disco para que la crítica y las ventas les acompañaran, ya que estaba en juego la  continuidad de la banda o la disolución de la misma y la vuelta a la vida normal para ganarse la vida trabajando como habían estado haciendo. Alentado por todo esto John Fogerty se puso a trabajar sin descanso y a componer lo que acabarían siendo clásicos no sólo de la banda, sino de la música rock. El resultado es la fusión de las influencias de John Fogerty, un disco que abarcará el rock, el blues y el rock sureño. El grupo, tratando de cuidar todos los detalles, se traslada a los famosos RCA Studios de Hollywood, donde los Rolling Stones habían grabdo la memorable Satisfaction, y graban todos los temas en riguroso directo. Una vez grabado, John Fogerty perfeccionó todas las partes vocales y algunas partes instrumentales, añadiendo material también a éstas. El resultado no pudo ser mejor, nacía Bayou Country, el primero de los grandes discos y uno de los más influyentes de la Creedence Clearwater Revival.

Abre la cara A una de las canciones más importantes de la banda, Born on the Bayou, un tema donde la banda se adentra en los sonidos del género llamado Swamp Rock (Rock de Pantano, una forma de música de raíces con influencias tan diversas como Zydeco, cajún, Swam Pop y Swamp blues), y que se usaría para definir el sonido de la banda. John Fogerty escribió la canción sin haber visto un pantano en su vida. Investigó sobre estos en las enciclopedias y se imaginó su infancia viviendo rodeado de pantanos. John era de Berkeley, California, y allí no había pantanos. La primera vez que John vio un pantano fue en 1969, cuando coincidió con el cantante John Fred en un ensayo, y este se ofreció a llevarlo a un pantano de verdad. Le sigue Bootleg, un tema más pausado que el anterior que viene marcado por el ritmo de una guitarra acústica mientras John repite sencillos solos de guitarra durante todo el tema imitando la voz por momentos. Una canción que nos habla sobre como solemos ansiar lo prohibido, ¿Por qué todo aquello que es malo (helados, dulce, alcohol...) ansiamos tenerlo?. Cierra esta cara Graveyard Train, un tema donde la banda mezcla grandes dosis de experimentación e improvisación, con todo el protagonismo para los solos de guitarra y armónica y la voz de John mientras se repite la misma estructura rítmica de bajo y batería durante toda la canción. La canción tiene un estilo que nos recuerda a Howlin' Wolf, el cual era uno de los grande ídolos e influencias de la banda, y donde nos hablan del amor y la muerte, temáticas muy habituales en el blues. 



La cara B comienza con la versión Good Golly Miss Molly, de uno de los grandes clásicos del rock & roll que popularizó en la década de los años 50 Little Richard, grabada por él más concretamente en 1956. En este clásico y emocionante rock & roll escrito por Robert "Bumps" Blackwell y John Marascalco el grupo nos muestra que tiene más influencias además del rock y el country. Penthouse Pauper, un blues rock donde el ritmo está marcado por la batería de Doug Clifford que suena mucho más contundente y potente de los que nos suele tener acostumbrados. Una canción que se basa en la sencillez y que crece con los fraseos bluseros de John Fogerty con la guitarra. Llegamos a uno de los grandes temas, uno de los buques insignia de la banda, la gran Proud Mary, tema que se convirtió en el primer gran éxito de la banda, llegando a alcanzar el puesto número 2 en las listas Billboard estadounidenses. Esta canción resume el espíritu de la Creedence Clearwater Revival en su forma de concebir y entender la música. John Fogerty creó este temazo basándose en una estructura bastante sencilla, utilizando únicamente cinco acordes, y utilizando un estribillo de lo más pegadizo. En un principio John concibió la historia de una mujer que trabajaba como sirvienta para gente acaudalada, ella se monta todas las mañanas en el autobús para ir a trabajar y después regresa a casa. fue el bajista Stu Cook quien tuvo la idea de introducir el aspecto fluvial de la canción al ver junto al resto del grupo un programa de televisión llamado Maverick. John estuvo de acuerdo en que el barco parecía tener algo que ver con la canción. Entonces hizo que los primeros acorde de la canción evocaran una rueda de paletas de un barco fluvial dando vueltas. Así es como Proud Mary pasó de ser una sirvienta a un barco. Cierra la cara B y este discazo Keep On Chooglin, una canción experimental de más de siete minutos. Al igual que la otra canción experimental del disco, Graveyard Train, esta se sustenta en una estructura repetitiva de bajo y batería, y la inclusión también de la armónica. Sobre un ritmo pausado, el protagonismo es para la guitarra y la armónica con sus extensos sólos. Una canción hecha claramente para ser tocada en directo. 

Comentarios