Coque Malla y el cine #MesCoqueMalla


Los padres de Coque Malla tienen una gran vinculación con el mundo del espectáculo, pero al contrario que su hijo que se decantó por hacer carrera en el mundo de la música, los primogénitos del artista desarrollaron su carrera en el mundo de la escena, empezamos por su madre, Amparo Valle, que desde los años 70 participó en muchas de las películas del cine español, Pim, pam pum… fuego, Espérame en el cielo, Bajarse al moro o Flores de otro mundo fueron grandes éxitos tanto de público como de crítica. También destacó en televisión como integrante del mítico “Estadio 1” o en teatro donde recibió el premio nacional. Su padre Gerardo Malla se dedica principalmente al teatro donde desarrolla una carrera de gran prestigio, y tuvo algún escarceo en el mundo de la televisión y el cine. Con estos precedentes es curioso que el lugar donde Coque Malla haya decidido derrochar su talento haya sido en la música, pero también la tentación de entrar esporádicamente en el mundo que ha vivido desde pequeño estaba ahí, y desde luego no la iba a dejar pasar.



Así su primera incursión fue protagonizar el cortometraje “El columpio” dirigido por Álvaro Fernández Armero, y acompañado por la entonces desconocida Ariadna Gil, el columpio recibió el Goya al mejor cortometraje de ficción y está considerado como la precuela de Todo es Mentira. Este cortometraje le abrió las puertas a pequeñas apariciones en películas como “Madregilda” sobre el dictador Francisco Franco o “Dispara” a las órdenes de Carlos Saura. Estos escarceos y su buen hacer empujaron al cantante a ser el protagonista de “Todo es mentira”, aunque en esta ocasión la pareja protagonista femenina fue Penelope Cruz que empezaba a destacar en el panorama cinematográfico y también está dirigida por Álvaro Fernández Armero. Lo cierto que es una película con una mítica especial, personalmente es una de mis comedias favoritas de los noventa y cuenta con escenas multitud de veces recordadas, como la del “pisto”, “Cuenca” o “El portero” …. os invito a que la disfrutéis. Además, tanto Coque Malla como Álvaro Fernandez Armero fueron nominados a los Goya en su categoría de actor y director revelación respectivamente.

El éxito de Todo es Mentira y su quehacer en la misma hizo que el director de comedia por antonomasia del cine español desde los 90, Fernando Colomo, se fijara en él para protagonizar la comedia “El efecto mariposa”, si bien esta producción personalmente para mi es más irregular y no alcanza las cotas de la anterior. Su siguiente aparición en los cines le sacó de la comedia y le llevó al siglo a la Italia del siglo XVII para protagonizar “La leyenda de Balthasar el castrado”, si bien se había rodado dos años antes, se quedó guardada en un cajón por motivos comerciales, y que finalmente cuando vio la luz no tuvo el éxito que habían esperado de ella tratándose de un drama de época que en pocas producciones nacionales se veían. Cierra el ciclo de los 90 y quizás el de las grandes apariciones en el cine con “Nada en la nevera” recurriendo nuevamente a Fernandez Armero, que le había introducido en el mundo del cine. La verdad que sin llegar al nivel de Todo es mentira, esta obra nos ofrece una comedia muy divertida y con momentos realmente buenos.
La primera década del siglo XX del Coque Malla actor se desarrolla en pequeñas obras que no tenían mucha calidad y ningún éxito, producciones como "SeX" (2004), "Schubert" (2005) o "Íntimos y extraños. 3 historias y 1/2" (2008), apenas tuvieron repercusión. 

En la década pasada tuvo apariciones en dos obras, la brillante “Gente en sitios” de Juan Cabestany, una película de episodios donde Coque Malla, donde el cantante protagoniza una la cháchara afónica con un mendigo que busca un regalo para su novia en un desguace. Cierra su carrera en largometrajes de ficción con “Bite” una producción británica…. Y he puesto ficción porque falta el plato fuerte y es que a principios de 2019 pudimos disfrutar en las pantallas de un documental, “Mujeres, de Coque Malla” de la que podéis encontrar artículo en el blog y donde el cantante conversa por separado con varias mujeres sobre la vida y su música.

Pero no solo como actor tiene presencia en el cine, sino que su faceta musical se ha visto representada en diversos proyectos, que culminaron con el premio Goya a la mejor canción con la premiada “Campeones”. Antes sus canciones habían sonado en películas como la comedia “Las ovejas no pierden el tren” la terrorífica “Rec 3”, y el musical “El otro lado de la cama”.



Comentarios