Soda Stereo: Doble vida, #MesSodaStereo

Doble vida, Soda Stereo


     Quien me iba a decir a mí que acabaría hablando de rock argentino. He de confesar que hasta hace mas bien poco, el que aquí escribe, tenía escasos conocimientos de música argentina. Que hoy pueda hablar de este tema es gracias a nuestro querido Storyboy, auténtico especialista de la escena musical argentina, y que en su momento decidió unirse a nuestra aventura de 7dias7notas. Storyboy desde el primer momento se puso al servicio de 7dias7notas y empezó con nosotros un viaje por los entresijos de la música argentina, un viaje que no ha hecho nada más que empezar y del cual los demás no podemos nada más que estar agradecidos.

     Entró el mes de abril, y con él el siguiente grupo, Soda Stereo. En el reparto Storyboy creyó conveniente que yo reseñara el cuarto álbum de estudio de la formación argentina, Doble vida. Este disco significó un punto de inflexión en la banda de Gustavo Cerati y compañía, pues siendo quizás ya la banda más importante latinoamericana, decidieron que era hora de lanzarse a la conquista del mercado internacional.

     Lo primero era encontrar un productor de entidad para este trabajo, y para ello Gustavo Cerati (voz, guitarra y percusión), Zeta Bosio (bajo) y Charly Alberti (batería y percusión), sondearon dos nombres, el primero Mark Knopfler les hizo saber que en esos momentos se encontraba bastante ocupado, sin embargo el segundo candidato mostró interés en el proyecto desde el primer momento, este candidato era Carlos Alomar, el guitarrista, puertorriqueño-estadounidense que había trabajado durante años con el mismísmo David Bowie. Pero Carlos no sólo se había fogueado con Bowie, también los había hecho con artistas de la talla de Paul McCartney, James Brown, Iggy Pop ó Mick Jagger entre otros.

     Para la grabación de Doble vida, Carlos Alomar preparó un concienzudo y elaborado proceso, quería grabar al estilo estadounidense, ya que que Carlos, gracias a sus trabajos con Bowie y demás estrellas ya había trabajado así, y de eso sabía y mucho. Lo primero que hizo fue hacer que Cerati y compañía se desplazaran a Nueva York, concretamente a los Sorcerer Sound Studios, conviritiendo a Soda Stereo en una de las primeras formaciones de latinoamericanas en grabar en Estados Unidos.






     Pero sacar aquel disco no fue nada fácil. Gustavo Cerati había instalado en su casa de Belgrano, en un edificio de la calle José Hernández, un estudio para poder trabajar en el siguiente disco, y que a la postre se convertiría en Doble vida. Tenía temas muy avanzados, En la ciudad de la furia, Lo que sangra y En el borde. Mientra trabaja en ese material Gustavo Cerati decide viajar a Nueva York, su idea era la de aporvechar la visita de ocio para comprar guitarras y equipos que utilizaría en la grabación del disco. Y es allí y en ese viaje cuando se produce el primer encuentro entre Gustavo Cerati y Carlos Alomar. En ese encuentro Gustavo le entrega una maqueta a Carlos, que se muestra interesado desde el primer momento. Una vez gestado el fichaje de Carlos Alomar los chicos de soda Stereo se encontraron con un obstaculo que salvar, CBS Argentina, la compañía que tenía los derechos de Soda Stereo no estaba dispuesta a correr con los gastos del fichaje de Carlos y ni mucho menos financiar una excursión de los argentinos para grabar en Nueva York. Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti se mantuvieron firmes, y tras unas duras negociaciones con la matriz argentina de CBS, consiguieron salirse con la suya y poder grabar en Nueva York con Carlos Alomar. Y así, de esa alianza, el 23 de septiembre de 1988 nace y se publica Doble vida, un álbum que marcaría la madurez de la banda, y el punto de inflexión de la misma.

     Un disco donde podremos disfrutar de temas como En la ciudad de la furia, uno de sus grandes éxitos de siempre, que es uno de los apodos por los que se conoce a la capital argentina, Buenos Aires. Tema marcado con una intrigante letra que nos adentra en un relato mítico sobre un joven alado; Lo que sangra (la cúpula), sobre éste tema los expertos creen que este tema habla de la fama y la política, aunque otra teoría que ronda sobre este tema es que Gustavo Cerati la tristeza y la rabia por el derrumbe de la discoteca Highland Road en la ciudad argentina de San Nicolás de Arroyos mientras Soda Stereo se encontraba allí tocando Persiana Americana el 2 de mayo de 1987; En el borde, compuesta por Gustavo Cerati y Zeta Bosio con letra de Richard Coleman, tema donde se aprecia claramente la influencia que la banda cogió de su experiencia en Nueva York trabajando con Carlos Alomar, con una base funk y donde es el propio Carlos el que se marca un rapeo en inglés; ó Corazón delator, una balada compuesta por Cerati donde nos habla de la locura de una persona desde el punto de vista reflexivo. Cerati se inspiró en el relato El corazón delator de Edgar Allan Poe, que trata de un joven que no soporta la mirada de una persona que tiene un ojo enfermo, por lo que decide matarla y esconder el cuerpo en el hueco del suelo madera.

     Soda Stereo se caracterizó por ser una banda a la busqueda constante de nuevos sonidos, inspirados en la inquietud creativa de Gustavo Cerati. Una de sus influencias principales durante toda su carrera fue el new wave, si bien a finales de los ochenta el grupo empezó a recibir influencias pop y rock, y con el fichaje de Carlos Alomar, e influenciados por éste, se lanzaron a la exploración de sonidos funk y soul, incluso hasta el rap (que Carlos Alomar se marca en inglés en En el borde). Dicha alianza entre Carlos Alomar y Soda Stereo y la influencia y mezcla de estilos y sonidos queda reflejada en este disco, que permitió a la banda argentina en la primera banda latinoamericana en conquistar el difícil mercado musical estadounidense.


Comentarios