1 artista, 3 canciones: Tears For Fears.

Iniciamos una sección en el blog donde hablaremos brevemente la carrera de un artista y resaltaremos vuestros tres temas favoritos, la elección como casi siempre será a través de nuestras redes sociales, en el twitter de @7dias7notas donde cada 7 días os solicitaremos que nos dejéis vuestras tres canciones de un artista que la redacción propone.


TEARS FOR FEARS 

Dúo Británico de New Wave formado por Roland Orzabal y Curt Smith, con 7 álbums de estudio, el ultimo publicado en este año 2022. Su carrera da inicio en 1980, en aquel momento el nombre de la banda era Graduate, posteriormente lo cambiarían por el de History of Headaches, hasta que definitivamente se quedaron con Tears for Fears. Fueron años donde publicarían algunos singles con una escasa repercusión. En 1981 firman con Phonogram Records y rápidamente en 1983 sacan al mercado su álbum debut, bajo el título de "The Hurting", con apenas 21 años marcan el camino de la música de los años 80, aunque no eran puristas de los sintetizadores, es difícil imaginar que el synthpop e incluso el darkwave hubieran ido en la misma dirección oscura y sofisticada que tomaron sin la presencia de Tears for Fears, este álbum sirve como puente entre los nuevos románticos como The Human League y sonidos más oscuros de la talla de Depeche Mode o Clan of Xymox. 

En 1985 graban su gran éxito, "Songs from the Big Chair", uno de los álbumes mas importantes de los 80, Shout y Everybody Wants To Rule The World son dos sencillos inolvidables que dominaron las ondas de radio en 1985 y aún se escuchan, fueron sin dudas los temas que todos recordamos del grupo, pero Songs From The Big Chair también ofrece otras joyas ocultas, como la hermosa y malhumorada pista I Believe o la inquietante The Working Hour

Pasarían 4 años hasta que Tears For Fears volvieran a lanzar una nueva producción. Es así como en 1989 nace "The Seeds of Love". Roland Orzabal y Curt Smith recortaron los sintetizadores y eliminaron toda la percusión electrónica, entregando un álbum lleno de clase y alejándose de sus primeros sonidos. Destacan distintas colaboraciones, en Woman in chains, Phill Collins toca la batería y Oleta Adams hizo una gran contribución al álbum con su voz y su interpretación ocasional del piano, la encontramos en las dos primeras pistas, también en Woman In Chains y The Badman's Song. El disco logró ser un éxito mundial, llegando al primer puesto en Inglaterra y al Top 10 americano, y vendiendo millones de ejemplares. Después de The Seeds of Love, Orzabal y Smith discuten por diferencias creativas y deciden disolver el grupo e iniciar sus carreras independientemente.

Siete años más tarde Orzabal, vuelve a editar otro álbum como Tears for Fears, esta vez bajo el título de "Raoul and the Kings of Spain" (1995), un trabajo más contemplativo que revela su herencia española, mostrando así una nueva influencia musical latina, dotado de algunas melodías encantadoras que podemos encontrar en canciones como Falling Down, Sketches Of Pain o Los Reyes Catolicos, mientras tanto la canción principal de apertura, Humdrum And Humble como Don't Drink The Water son números más estimulantes que funcionan muy bien. 

Tuvo que pasar casi una decada para encontrar en el mercado "Everybody Loves a Happy Ending" (2004). Después de la separación y de la guerra fría que tuvieron, Roland Orzabal y Curt Smith finalmente se reconciliaron y sacaron el primer álbum bajo el estandarte de Tears For Fears en nueve años, y el primero con Smith desde The Seeds Of Love, podríamos pensar que volverían al synth pop temprano de The Hurting pero nada mas lejos de la realidad, es álbum es una continuación de The Seeds of Love y un homenaje a The Beatles, facturando un disco lleno de melodías soleadas y bastante digno.



En este 2022 y cuando nadie se lo esperaba publican "The Tipping Point", la muerte de la mujer de Roland Orzabal se cierne sobre estas canciones como el fantasma del que hablan en el tema principal. ¿Es este el mejor álbum que han hecho? No, ese honor todavía se lo lleva uno de los dos primeros, aunque esos discos tampoco son perfectos. Y, sin embargo, este es su mejor álbum desde Seeds of Love de 89, y la narrativa se suma a la profundidad de estas canciones.


VOTACIONES

Nuestros amigos se han decantado sin duda por los dos grandes estandartes de su segundo album, dando como favorita Everybody Wants To Rule The World aunque a poca distancia encontramos Shout, en tercer lugar un empate entre Mad World, Woman in Chains y Change. Mencion especial para un curioso tema titulado Elvis should play ska.

1.- Everybody Wants To Rule The World: ¿Una canción pop con letras filosóficas que exploran la eterna batalla del hombre entre el autocontrol y los deseos y cómo pueden implicar la destrucción personal y social? Inaudito. "Everybody", es quizás considerado el pináculo de la carrera del grupo y el más representativo de su sonido general. Es el punto medio entre la oscuridad, la psicoterapia influenciada por The Hurting y el pop humanista y soleado de The Seeds of Love . 

2.- Shout: Puede no ser tan inteligente como "Everybody Wants to Rule the World", pero compensa con creces su falta de complejidad lírica con uno de los ritmos más estruendosos de todo el pop de los 80. La botella de vidrio que se rompe y la percusión del cencerro combinados con esa enorme caja de ritmos hacen que cada compás de esta canción sea absolutamente cautivador. La canción es tan abrumadoramente grande que logra que su tiempo de ejecución de seis minutos parezca increíblemente corto
 
3.- Woman in Chains: Debajo de un instrumental exuberante, tan suave como una nube, se esconde una de las canciones socialmente más vanguardistas que jamás se haya convertido en un éxito del Top 40 de EE. UU. Roland reflexiona sobre el lugar de las mujeres en el mundo y presenta posiblemente su mejor combinación de música y letras hasta la fecha. La canción comienza pequeña pero se construye extremadamente bien. 

Comentarios