Tina Turner - Private Dancer #MesTinaTurner



Solo unos años antes, nadie podría haber imaginado que esta estrella del género soul se convertiría en la mejor intérprete de las listas de éxitos pop, y lo haría sin comprometer su repertorio musical. A fines de la década de 1970, Turner se ganaba la vida a través de varias apariciones en televisión y conciertos al estilo de Las Vegas, y sus primeros álbumes en solitario reflejaron musicalmente esta estrategia. El quinto álbum en solitario de Turner desde que dejó la banda de su exmarido Ike en 1976 fue el debut de Turner para Capitol Records después de haberse quedado absurdamente sin un contrato de grabación durante varios años anteriores. Capitol records hizo un gran trabajo y cuando el álbum que tantos ejecutivos discográficos dudaban en hacer finalmente se lanzó al público, fue un gran éxito en todo el mundo. Tal vez ahora sea difícil entender lo que significó este disco en 1984: no había nada que se pareciera ni de cerca de a Tina Turner, una sobreviviente de la década de 1960, sus contemporáneos arrasaron con la música disco y otras nuevas tendencias, y aunque ellas seguía activa, estab lejos de los estudios de grabación. Fue esta lucha, la lucha constante y los conciertos agotadores lo que la mantuvo en forma, perfectamente en forma y preparada para llegar el momento adecuado, que en el camino no sucumbiera a las drogas ni al alcohol como tantas otras estrellas del rock, dice mucho de su carácter y determinación, después de todo lo que ha visto de primera mano.


Fue Roger Davis, su nuevo manager, quien planeó este espectacular "regreso" y organizó algunos conciertos de alto perfil que atrajeron la atención de los medios, el álbum en sí se grabó en solo dos semanas y se grabaron con diferentes productores e incluyeron producción europea, por lo que esa combinación de sonido moderno de vanguardia fue perfecta con el vocalismo soul de la vieja escuela de Turner. El resto es, como dicen, es historia de la musica: Turner volvió al mapa musical a lo grande y se aseguró que por el resto de su vida tendría conciertos con entradas agotadas en cualquier momento que quisiera y mas que la música, Turner se convirtió en un fenómeno social, y fue un espejo donde mirarse para muchas personas: para las mujeres de cierta edad, era la heroína que logró defenderse y lograr el éxito nuevamente en solitario, para otras ve como alguien de color de mediana edad podía llegar a la cumbre, para los críticos de rock era una leyenda del rock en su mejor momento, para los seguidores de la moda era una chica rockera con minivestidos y grandes pelucas, para los directores de cine personificaba a una mujer negra fuerte y a millones de personas en todo el mundo simplemente les encantaba verla en un escenario. Ahora está casi olvidado, pero justo después de este álbum aparecieron muchos vocalistas negros que imitaban el estilo vocal de Turner y se podían escuchar coros “Turnerizados” en todas partes, desde Billy Idol hasta Eurythmics y algún album de The Rolling Stones . Incluso Aretha Franklin logró el "regreso" siguiendo la misma fórmula de múltiples productores y su famoso dúo con Eurhytmics se grabó después de que Turner rechazara la canción. Turner nunca más volvería a tener un álbum con tanta energía, lleno de chispa y poder puro, fue esta hambre y determinación lo que hizo de Private Dancer un gran éxito y un punto culminante de su carrera en solitario.

Para el álbum se reclutaron músicos de gran nivel, el bajista y productor Rupert Hine trabajó en varias pistas de Private Dancer, comenzando con el tema de apertura "I Might Have Been Queen", la canción fue coescrita por Jamie West-Oram , guitarrista principal de The Fixx, una banda que Hine había producido recientemente con gran éxito, fue escrita específicamente para Turner y su letra refleja la creencia de Turner en la reencarnación. "What's Love Got to Do with It" es la canción más popular del álbum, debido en parte a la película posterior del mismo nombre. La entrega vocal y melódica de Turner es magistral tanto en su ascenso como en su restricción. Escrita por el guitarrista Terry Britten y Graham Lyle, la canción encabezó las listas en el verano de 1984 y marcó el momento innegable del éxito de regreso de Turner. “Show Some Respect” es otra canción escrita por Britten con un enfoque decididamente ochentero de sintetizador y funk. Una de las últimas canciones lanzadas como sencillo, esta canción se convirtió en un éxito Top 40 en 1985. Britten también produjo la siguiente canción, "I Can't Stand the Rain", una nueva versión del éxito de 1974 de Ann Peebles. La canción principal del álbum del mismo titulo, "Private dancer", fue escrita por Mark Knopfler de Dire Straits, quien escribió la canción para el álbum Love Over Gold de su banda, pero decidió que no quería cantar una canción desde una perspectiva femenina y la desechó. 


La segunda cara de Private Dancer comienza con una versión de "Let's Stay Together" de Al Green, que Turner lanzó a fines de 1983, mucho antes que el álbum. Si bien Turner se mantiene fiel al original, también agrega su toque especial a esta pista que encabezó la lista Billboard Dance. "Better Be Good to Me" es la canción más pop/rock del álbum, originalmente destinada a Pat Benatar, producida por Hine y compuesta por el equipo de Holly Knight, Mike Chapman y Nicky Chinn, la canción alcanzó el número 5 en las listas de éxitos. El álbum termina con tres grabaciones menos conocidas. “Steel Claw” fue escrita por Paul Brady y presenta una alineación similar a “Private Dancer”, con miembros de Dire Straits (sin Knopfler) y Beck agregando un solo. “Help” donde versiona con su capacidad única el clásico de The Beatles y “1984” de David Bowie que concluye el álbum como una pista electrónica que rinde homenaje durante el año real sobre el que se escribió.


Private Dancer alcanzó el Top 10 en más de una docena de países, vendió más de ocho millones de copias y ganó cuatro premios Grammy, aprovechando esta inmensa popularidad, Turner realizó una gira mundial hasta 1985, que incluyó más de 170 fechas en tres continentes.


Comentarios