El disco de la semana 129: Camaron - La leyenda del tiempo





El décimo disco de la discografía de Jose Monje Cruz, más conocido como Camarón de la Isla fue un cambio desde dentro del flamenco, si bien había habido acercamientos a este estilo musical desde el rock, (por ejemplo, Triana, o Pedro Iturralde acercando el Jazz al flamenco) es cierto que es la primera vez que desde el flamenco se trata de acercarse a otros estilos musicales y cambiarlos, nace desde el flamenco un nuevo tipo de flamenco. Y en este momento quizás el máximo exponente del flamenco cambia el estilo de esta música.
Colaboran en este disco un sinfín de artistas, Tomatito, Raimundo Amador, Kiko Veneno,  Jorge Pardo, Pepe Roca, Gualberto Garcia o Antonio Moreno "Tacita” por nombrar a algunos.
El disco fue un fracaso absoluto en su momento, algo que Camarón ya predijo, pues sabía que en un principio no entenderían lo que que acababa de hacer y con el tiempo lo comprenderían. Los más puristas del flamenco denostaron el disco y repudiaron de Camarón que volvió con su siguiente disco a un sonido más clásico, pero pasó el tiempo y esta Leyenda del tiempo se convirtió para muchos en el Sgt. Pepper's del flamenco.




La leyenda del tiempo
Utiliza los versos de Federico Lorca, recuperando hasta entonces para el flamenco al gran poeta granadino y que luego Enrique Morente le realizaría distintos homenajes destacando el disco Omega que realizo junto a Lagartija Nick. Una manera de devolverle el favor ya que Federico Garcia Lorca reivindico en su obra al flamenco (Poemas del cante Jondo) y al pueblo gitano. Veremos como la poeta está presente durante todo el disco. Acompaña en este disco al cantaor un jovencísimo Tomatito, y aquí tenemos un teclado, una guitarra eléctrica, una batería… tela, esta es la presentación.
Fue considerada la cuarta mejor canción de la historia del Pop/Rock español, por los lectores de la revista Rolling Stone en su edición española.


Romance del Amargo
Una vez mas el poeta presente en esta canción, en esta ocasión el cantaor rinde homenaje con otra de sus obras, en esta ocasión una buleria.


Homenaje a Federico.
Empieza como una buleria (el palo predilecto del flamenco) y termina con ese solo de batería de Tacita, uno de los pioneros de la fusión en flamenco, algo impensable hasta ese momento en el género. Compuesta por Ricardo Pachon y Kiko Veneno, en homenaje a Federico Garcia Lorca.

Mi niña se fue a la mar
En esta ocasión nos vamos con una Cantiñas de Pinini, que es un palo del flamenco típicamente gaditano. Es quizá el tema mas clásico del disco.

La Tarara
Adaptación de la canción clásica cantada toda la vida por los niños en los colegios y que en su momento fue recuperado por Garcia Lorca en sus canciones populares, este quinto de los cortes, parte de la tonada popular, pero va transmutándose a medida que se apoderan de ella la guitarra de Julio Roca y la sección rítmica, con José Antonio Galicia a la batería y Rubén Dantas a las cajas, momentos de psicodelia con los teclados hasta tomar un pulso de rock mestizo al que Rafael y Raimundo Amador no podían ser extraños.



 Volando voy
Una de las más conocidas canciones de Camarón, compuesta por Kiko Veneno. Es una de las primeras apariciones del cajón en las canciones de Flamenco, uno de los temas donde se ve más claramente la ruptura con el flamenco incluyendo hasta toques de Samba brasileña al final de la misma. Estamos ante un himno de la música de Camarón y una de sus obras más conocidas







Bahía de Cádiz
Alegrías a las que Camarón quería tanto y de nuevo la sorpresa de la batería que hace la función del zapateado. Y mediante las coplas de Fernando Villalón se nos remite a uno de los espacios que mejor encarnan la biografía de Jose Monge: un gran homenaje a esa tierra de margen y confluencia que son las Islas del Guadalquivir y donde vino al mundo.

Viejo mundo
“Viejo Mundo” es una muy libre adaptación de Kiko Veneno a un poema de Omar Khayam, el cual escribió una serie de poemas en lengua persa cuyo tópico era el “Carpe Diem”, ésta en concreto se trata de una canción de desengaño y amargura existencial. Si la escuchamos con detenimiento podemos llegar a la conclusión de que esta canción nos cuenta el drama de la vida humana, donde Camarón, en este caso, se hace las grandes preguntas que nos solemos hacer los humanos sobre nuestra existencia.


Tangos de la Sultana
Tema firmado enteramente por letra de F. Díaz Velázquez, A. de la Casa y R. Pachón, otro de los temas mas clásicos dentro del repertorio del disco donde Camaron da otra exhibición del potencial de su voz

Nana del caballo grande
Otra introducción de un elemento ajeno al flamenco, en esta ocasión Gualberto introduce con maestría el sitar, instrumento procedente de India, que se hace protagonista junto con la voz de Camaron y un acorde de teclado recitando el enorme poema escrito por Federico Garcia Lorca que crea un clima mágico. Es sin duda uno de los temas donde la pasión se desparrama en todos los segundos y el torrente de voz de Camaron llega a estremecerte.

Comentarios