El disco de la semana 159: Rocanrol, Porretas

Rocanrol, Porretas



     Año 1985, Rober (guitarra y voz) y Pajarillo (bajo y voz), que además son primos y residentes en el barrio madrileño de Hortaleza, empiezan a tocar. No será hasta el año 1990, cuando consiguen ganar un certamen de música en el barrio en el que viven, a partir de ahí también se les unen José Cobela "el Bode" (guitarra y voz) y Luis (batería). Porretas van adquiriendo con el tiempo influencias de grupos como Judas Priest, Barón Rojo, Leño ó La Polla Records, lo que forja su estilo de sonido en torno al rock urbano y basado en el punk y el rock.


     Tras estar forjándose y haciendo de teloneros por multitud de sitios, en 1991, con mucha ilusión publican su primer álbum en estudio, Que se vayan a hacer puñetas. En 1992 publican su segundo trabajo de estudio, Si nos dejáis, grabado en sólo quince días. Disco que al igual que el primero tiene muchas influencias punk, unas influencias que con el paso del tiempo se irán suavizando y entremezclando con un rock contundente.

Pajarillo

     En 1993, el grupo tiene el apoyo de RCA, potente discográfica con la que acaban de fichar, y publican su tercer álbum de estudio, Última generación, un disco que situa al grupo dentro del panorama nacional del rock. Pero las cosas con RCA no van como se espera y Rober, Pajarillo y compañía no se encuentran cómodos, pues discográfica y grupo tienen diferentes puntos de vista de como hacer las cosas en el seno del grupo. Aún así, con RCA publican su cuarto disco de estudio en 1995, No tenemos solución. Para la producción de este disco cuentan ni más ni menos que con Rosendo, y el grupo además consigue vender la nada despreciable cantidad de 10.000, un notable éxito si tenemos en cuenta que el álbum no tuvo apenas promoción alguna.

     La ruptura con RCA es inevitable, ambas partes tiene diferentes formas de ver la cosas. El grupo ficha entonces con la modesta compañía discográfica alemana Edel, y en 1997 publican su quinto álbum de estudio, Baladas pa un sordo, su trabajo más maduro hasta la fecha, se nota que el grupo está en constante evolución y se va asentando con su propio estilo en el panorama nacional. Porretas además conseguía vender 20.000 de éste último trabajo.

     Y llegamos a 1998, el grupo se mete en los estudios Sonoland de Madrid y publican con la discográfica Edel su sexto álbum de estudio, Rocanrol, el disco recomendado para la ocasión por 7dias7notas. Un disco que contiene catorce temas donde sólo dos sobrepasan los tres minutos de duración, y como muy bien dice el título, es rocanrol directo y sin adornos. Un disco donde podemos observar que el grupo ha llegado a la madurez, tanto en la parte compositora cómo en la parte del sonido, con unas letras con buenas dosis de crítica social. Para la grabación del disco Porretas repitió la misma formula que en el anterior, repetían con Edel, el grupo se sentía cómodo con la discográfica, repetían estudio de grabación, los Sonoland estudios, y repetían equipo de producción con Carlos Martos a la cabeza. Resultado: un disco más que recomendable donde estos chicos de Hortaleza nos hacen disfrutar del auténtico Rocanrol, directo y sin aderezos.


Comentarios