0106: Tous Les Garçons Et Les Filles - Françoise Hardy

 


Françoise Hardy venia de una familia desestructurada y siendo una adolescente se refugió en el arte, con tan solo 17 años publicó ese tema donde se preguntaba cuándo le llegaría el amor que conocían todos los chicos y chicas de su edad, cuándo brillaría el sol para ella. Y millones de chicos de su edad se morían por darle la respuesta, y es que estamos ante una de las grandes divas internacionales de la música francesa de los años sesenta hasta el punto de que Bob Dylan la inmortalizo en un poema editado en la contraportada de su álbum “Another side of Bob Dylan” y al año siguiente hizo que apareciera la caratula de uno de sus singles, J'suis d'accord, en la portada de su álbum Bringing It All Back Home, pero no solo fue Dylan, también Mick Jagger trató de echar sus redes sobre la cantante deslumbrado por su talento y belleza, y cuando The Beatles visitaban el país galo buscaban cualquier excusa para intentar cenar con ella.

"Tous les garçons et les filles" salió publicada en su primer álbum, la discográfica Vogue no creía demasiado en ella y le dieron una oportunidad si accedía a grabar una canción que Petula Clark había rechazado, ella accedió a condición de poder incluir 3 canciones que había compuesto, donde incluía este tema, que al final fue el que realmente destacó en las radios de toda Europa. El público no daba crédito al ver como en plena ola yé yé y mientras reinaba el twist, la gente hacia peticiones de esta suave balada. Gran parte el motivo podría ser que en unos años en los que se ensancha la brecha entre la juventud y la gente de mediana edad, ambos encuentran en la canción un nexo de unión, ya que mientras los jóvenes se reconocen en la temática del tema (canta sobre lo que supone ser un alma atormentada), sus padres apreciaban su calidad musical. Así la discográfica lo pone todo y consigue que Françoise Hardy aparezca en televisión por primera vez el 18 de noviembre de 1962, el día de la primera vuelta de las elecciones legislativas, pocas horas antes del anuncio de los resultados, mientras toda Francia esperaban los resultados, ella se coló con su delicadeza y voz en los hogares de todos los Franceses que inmediatamente la proclamaron como la primera gran estrella “pop” de la música en Francés, convirtiéndose en la gran representante de un romanticismo revalorizado. 

La canción fue escrita por la misma François y retocada musicalmente con la ayuda Roger Samyn, destaca por encima de todo la letra donde nos habla de una muchacha que nunca conoció el amor, aunque espera encontrarlo algún día, también de desolación y esperanza, y lo hace de un modo juvenil como hasta entonces nadie había sabido expresar: el de una chica adolescente que va por la calle viendo felices parejas de enamorados, mientras continúa sola por la vida sin la oportunidad de poder experimentarlo… En un instante, todos los niños y niñas de su edad, sus hermanos, sus hermanas, sus padres sueñan con abrazarla. Tous les garçons et les filles escaló a la cima de las listas y Paris-Match dedica una de sus portadas a Françoise Hardy, reconociéndola como el nuevo emblema de su generación, un papel del que ella rehúsa. Un año después, el disco había vendido más de 2 millones de copias, un fotógrafo llamaba a su puerta, Jean-Marie Périer, la convenció de que hay alguien que la ama y podía ser como esos niños y niñas a los que ella cantaba.

Comentarios