La musica en historias: Clare Fischer, el colaborador en la distancia



Mucho se ha escrito sobre el control que Prince ejercía sobre sus colaboradores y grupos satélite. Todas aquellas publicaciones de The Time, Vanity 6, The Family, Madhouse... no eran sino proyectos de Prince enmascarados, y controlados por él hasta el más mínimo detalle. En el caso de "The Family" (1985), proyecto efímero de banda que duró solo un disco en el que apareció por primera vez "Nothing Compares to you" (mucho antes de que Sinead O'Connor la hiciera famosa), el control llegó al máximo hasta el punto de que todo el disco estaba terminado previamente por Prince, y únicamente se sustituyeron sus voces por las del cantante designado para el grupo.

Pero no estoy siendo exacto, decir "todo el disco" sería injusto e incorrecto si tenemos en cuenta los arreglos orquestales de Clare Fischer, omnipresentes en ese disco satélite, y en mayor o menor medida en los discos de Prince desde 1985 hasta 2009. La singularidad de esta colaboración es que es probablemente la única en la que el genio de Minneapolis dió libertad creativa casi absoluta al colaborador y mantuvo la colaboración durante más de 20 años.

Pero además, lo curioso de esta historia es que Prince y Clare Fischer nunca llegaron a conocerse en persona. Todo empezó con la preparación del disco "Parade" en 1985, Prince necesitaba arreglos orquestales que enriquecieran partes de algunos temas, y como además pretendía complementar el disco con una película ("Under the Cherry Moon"), necesitaba también tramos orquestales para la banda sonora del film.

Como cuenta Brent Fischer, hijo y ayudante de Clare Fischer, en 1985 les llegó una cinta de cassette etiquetada como "Proyecto Hermanos Marx" que en realidad era el álbum "Parade".  Lo que Prince les pedía para aquella cinta era que trabajaran en los arreglos orquestales que pudieran encajar con algunas de las canciones. El acuerdo incluía que para la primera sesión de grabación de los mismos, Prince viajaría de Minneapolis a Los Angeles para unirse a ellos en el proceso de dejar pulidos los temas con los arreglos.

Por razones de última hora, finalmente Prince no pudo asistir el día de la grabación pero, cuando le enviaron los resultados de vuelta, llamó a Clare Fischer para decirle que estaba impresionado con el resultado y que "si hubierta estado ahí, las pistas podrían haber acabado de manera diferente". A continuación le dijo que, por ese motivo, no se presentaría jamás a ninguna sesión de grabación en la que Clare Fischer estuviera trabajando en los arreglos orquestales de sus discos. Y se mantuvo fiel a sus palabras durante los más de 20 años en los que estuvieron trabajando juntos. Los arreglos de Clare Fischer aparecen en muchas canciones de Prince (y otras tantas que estarán guardadas en la mítica bóveda - caja fuerte del artista) y ambos músicos no llegaron nunca a verse en persona.

El momento en que más cerca estuvieron, y no es un momento demostrable, fue cuando Prince necesitó música de orquesta para las escenas de la película. Como no podían verse, Clare le pidió que le mandara una cinta de vídeo de la película para inspirarse en la creación de la música de acompañamiento. Días después una limusina púrpura aparcó en la puerta de la casa de Clare Fischer, y el conductor llamó a la puerta con una cinta de video en la mano.

Brent Fischer abrió la puerta, pero no pudo ver quién estaba detrás de los cristales tintados de la limusina. Cuando se ofreció a recoger la cinta, el conductor dijo que tenía instrucciones exactas de entregar la cinta únicamente en mano a Clare Fischer, por lo que Brent llamó a su padre para que bajara a recogerla. Prince probablemente estaba dentro de la limusina púrpura, y de ser así ese fue el momento en el que más cerca estuvieron de haberse conocido,   

Clare Fischer murió en Enero de 2012, y Prince solo cuatro años después, por lo que su colaboración abarcó finalmente la mayor parte de su obra. Sirva este post para que, si escucháis "Venus De Milo", "Graffiti Bridge", "Scandalous" o "Te amo corazón", por nombrar solamente algunas, prestéis atención a la orquesta que adorna las canciones, y descubriréis que todas tienen un estilo común en la manera en que esa orquesta suena. Estaréis descubriendo a Clare Fischer.

Comentarios