La música en historias: Blind Faith y la portada de la discordia

 

Blind Faith


     Blind Faith fue uno de esos llamados supergrupos británicos que a pesar de sus corta vida musical, entre 1968 y 1969, y con un sólo álbum a sus espaldas, ayudaron a poner los cimientos de la fusión entre el blues y el rock. La banda nace a mediados de 1968. Por un lado, Eric Clapton se encontraba ya cansado de mediar entre los conflictos que surgían constantemente en Cream entre Jack Bruce y Ginger Baker, además del hastío que le generaba tener que tocar siempre blues comercial sin posibilidad de experimentar con otros sonidos. Por otro lado, Steve Winwood tenía un problema similar en la banda donde estaba, The Spencer Davis Group, donde quería fusionar elementos de la música blues con el jazz, pero como no le dejaban, había formado Traffic.

Separada temporalmente Traffic y definitivamente Cream, Winwood y Clapton empiezan a trabajar juntos realizando sesiones de improvisación. Los dos se sienten muy bien trabajando juntos y valoran la posibilidad de formar un trío, ahora sólo falta un baterista, y ahí llega Ginger Baker, quien se ofrece para el puesto. Al principio Clapton se muestra reticente, pues el proyecto podía parecer una nueva reunión de Cream, y éste le había prometido a Jack Bruce que si pasaba estos, los tres tenían que participar. Al final Winwood consigue convencer a Clapton para que el puesto lo ocupe Baker, pues encontrar un baterista de esa calidad iba a ser harto difícil. En mayo de 1969 es invitado unirse a la banda el bajista Ric Grech, integrante del grupo Family, al que abandona en mitad de una gira. 

La mayor parte del material del que será el primer y único álbum de la banda, de título homónimo, Blind Faith, es cocinado en los Olympic Studios de Londres, bajo la supervisión del productor Jimmy Miller. El material es grabado entre febrero y junio de 1969, y publicado en agosto de 1969 por Polydor Records en Reino Unido y Canadá y por Atco Records en Estados Unidos. 

Este disco supuso un gran éxito, alcanzando ya en la primera semanas los puestos más altos de las listas británicas y estadounidenses. Sin embargo hay un detalle que generó una fuerte polémica, la portada del disco, una portada que ahora está considerada como una de las más icónicas del rock a nivel mundial. En dicha portada aparece una menor de edad sosteniendo un jet futurista mientras mira al espectador con la boca semiabierta. La portada, nada más ser lanzada, generó una fuerte polémica entre lo medios de comunicación, incluida la empresa que tenía los derechos de la grabación de la misma en Estados Unidos. Nadie quería hacerse responsable de una portada donde aparentemente se promovía la sexualidad adolescente de la mano de una menor de edad que además portaba en una de sus manos un símbolo fálico. 

La portada fue obra del célebre fotógrafo y artista visual Bob Seidemann, famoso por sus trabajos junto a Janis Joplin y Grateful Dead, quién frente a toda ésta polémica, declaró que toda esa teoría de la menor de edad y el símbolo fálico era completamente absurda. Seidemann aseguraba que la menor simbolizaba la inocencia, y lo que sostenía en su mano era fruta del conocimiento. Si Seidemann tenía razón o no, no importó mucho en aquel momento, pues la discográfica decidió sacar en el último momento una portada alternativa donde se ve a los integrantes del grupo en un recorte fotográfico en blanco y negro tras una sesión de estudio. En España, inmersa en aquel momento en plena dictadura, decidieron cortar por la sano y prohibieron directamete la publicación del disco en el país. 

Comentarios