La música en historias: Concerto for Group and Orchestra #MesDeepPurple


De todos los proyectos de mezclar música rock y orquesta, el de Deep Purple es, junto al de Pink Floyd en Atom Heart Mother, el más interesante. Y no porque el resultado de cualquiera de estos dos discos sea mejor que el resto, sino porque a diferencia de otros discos en los que, generalmente, la orquesta está meramente al servicio de los arreglos de canciones ya publicadas anteriormente, en Concierto para grupo y orquesta y en Atom Heart Mother (en menor medida, ya que la comunión entre rock y clásico se produce solo en el primer tema, aunque éste sea una suite de 25 minutos) hablamos de una obra totalmente nueva y enfocada a la convivencia musical de grupo y orquesta, con sus estilos diferenciados, y aportando por igual al conjunto, sin que uno esté al servicio del otro.

A la ya de por sí compleja labor de ensamblar partes clásicas con tramos de ejecución del grupo, hay que sumarle además que el disco se registró en directo, en el Royal Albert Hall londinense, en septiembre de 1969. La pieza, dividida en tres movimientos, fue compuesta por el tecladista de la banda (John Lord), y la Orquesta Filarmónica Real fue dirigida por Malcolm Arnold. La dificultad de la logística y de la interpretación de esta obra hicieron que, tras una seegunda interpretación en directo en 1970, hubiera que esperar hasta 1999 para que Deep Purple volviera a interpretarla en vivo, y después hubo algunas interpretaciones más en la siguiente década.

En 2012 se grabó una versión de estudio, en esta ocasión con la Royal Liverpool Philharmonic Orchestra, dirigida por Paul Mann. En esta versión de estudio, las partes de orquesta fueron grabadas por separado, y añadidas después a la mezcla de la grabación del grupo en los estudios Abbey Road. En la formación que grabó la versión de estudio aún estaba el propio John Lord, que moriría poco tiempo después, y guitarristas de la talla de Darin Vasilev, Joe Bonamassa y Steve Morse (En el primer, segundo y tercer movimiento, respectivamente), o vocalistas como Bruce Dickinson, Steve Balsamo y Kasia Laska. Pero puestos a elegir, nos quedamos con la mítica interpretación en directo de la formación original en 1969, con Richie Blackmore (guitarra), Roger Glover (bajo), John Lord (teclados), Ian Paice (batería) e Ian Gillian (voz).

 

Concierto para grupo y orquesta arranca con el "Primer Movimiento: Moderato-Allegro", con la orquesta a cargo de dar el pistoletazo de salida a esta obra magna, en una larga e intensa introducción tras la que el grupo hace la primera de sus apariciones. En este movimiento, los roles de grupo y orquesta están muy delimitados y prácticamente se van dando el testigo la una al otro, sin alcanzar aún la esperada comunión entre los dos estilos. En el "Segundo Movimiento: Andante part I", entra por primera vez la voz de Ian Gillian, y ambas formaciones tocan por fin a la vez en algunos de los tramos. La colaboración y la simbiosis va en crescendo, y tras el solo de batería de Ian Paice al comienzo del "Segundo movimiento: Andante Conclusion", el grupo y la orquesta se convierten en uno solo.

El disco culmina en el "Tercer movimiento: Vivace - Presto", un final a la altura de una obra sinfónica sin apenas precedentes en aquella época, en la que las estructuras sinfónicas de la orquesta se mezclaban magistralmente con el hammond y las guitarras características de los "Purple", en una combinación difícilmente superable aún hoy en día. Un auténtico regalo para los oídos, en una época en la que musicalmente ya casi nadie se arriesga a regalarnos nada que nos sorprenda. Perdón por la tristeza que acompaña a esta última frase, adherida a ella con la misma precisión con la que un día un grupo se juntó con una orquesta para dar alguna que otra lección y, de paso, hacer historia conjunta.

Comentarios