0080 - La musica en canciones: Save the last dance for me - The Drifters

 


The drifters alcanzaron la gloria con esta canción que guarda entre sus líneas una de las historias más bonitas que se puede escuchar, la historia de una pareja en un baile. Doc Pomus el autor de la canción narra un hecho casi autobiográfico, durante gran parte de su vida a causa de la polio estuvo postrado en una silla de ruedas, y durante la celebración de una boda le dice a su esposa que es libre de bailar y socializar con otros hombres durante la noche. Fue en esa boda mientras veía a bailar a su esposa con su hermano cuando le llego la inspiración para relatar la situación, incluso en el segundo verso hay un momento de debilidad cuando escribe "Si te pregunta si estás sola y puede llevarte a casa, debes decirle que no, porque no olvides quien te lleva a casa y en cuyos brazos vas a estar, así que cariño, guarda el ultimo baile para mí”. Algunos han criticado "Save the Last Dance for Me" por ser sexista, con el narrador masculino de la canción exigiendo que este último baile sea reservado para él, aunque solo sea por el hecho de que está casado con esta mujer. Si bien es cierto que podemos descubrir como las peticiones a su esposa, se hacen principalmente en broma y al mismo tiempo llevan un trasfondo romántico, yo creo que más bien es una canción sobre el amor, la confianza y la frustración. El tema introduce unos ritmos latinos que fluye de forma magistral con la seductora melodía de Mort Shuman. 

 

El cantante principal de Drifters para esta canción fue Ben E. King, (No olvidemos que The Drifters era un grupo que constantemente estaba cambiando sus componentes) quien unos meses más tarde comenzó a componer éxitos en solitario como " Spanish Harlem " y " Stand By Me " y tiene la oportunidad de mostrar casi todo su rango vocal, tanto en el aspecto emocional como vocal. La voz de Ben E. King se eleva sobre la melodía, ofreciendo una sexualidad tímida y una ternura genuina, disfrutando de ver a su pareja como baila con otra persona, sintiéndose completamente seguro de que ella regresará con él cuando todo termine.  Para The Drifters fue el chispazo final que ayudó a cimentar su éxito comercial y más tras la salida de Ben E. King del grupo para iniciar una carrera en solitario, es cierto que King todavía estaba en el grupo cuando se grabó la canción, por lo que su ausencia futura ausencia requirió un esfuerzo extra para evitar que The Drifters se perdiera el impulso que les proporcionó el single, pero lo lograron lo suficientemente bien como para anotar varios éxitos en el futuro como "Up on the Roof", "On Broadway" y "Under the Boardwalk".

 

Esta fue la última canción que interpretó Leonard Cohen. El canadiense acostumbraba a tocar esta canción al final de sus conciertos y aquel final de su "Grand Tour" en Auckland, Nueva Zelanda, el 21 de diciembre de 2013, no iba a ser una excepción.

Comentarios