Disco de la semana 251: Watermark - Enya

 


Enya es una artista irlandesa, que comenzó su carrera con el grupo Clannad en los primeros años 80 y realizó ya en solitario a mediados de esa década la banda sonora para una cadena de televisión británica sobre los celtas, que fue todo un éxito. A partir de ahí, la compañía WEA la contrata y edita en 1988 Watermark, un disco que desbancaría en las listas de éxitos a todo bicho viviente y se instalaría durante meses y meses en el número 1 de ventas. Y no sólo eso, se convirtió en un disco dormilón, dos o tres años después seguía entre los 50 más vendidos. Este álbum musicalmente era una joya, y puso a la llamada música new age en primer plano. Su primer single que sonó mucho, y se convirtió casi en un himno... se llamaba Orinoco Flow. Watermark es un álbum New Age accesible, pegadizo y etéreo, con voces femeninas EXCEPCIONALES, la música te hace flotar, los teclados a menudo emulan algunos encantadores arreglos de cuerdas rítmicas. Este álbum fue muy popular a finales de los 80, nio era raro escuchar algunos temas emitidos por emisoras de radio…. La definición perfecta es relajante,  la música te hará soñar, pero quizás también tengas la sensación de asistir a algunas ceremonias religiosas y la ternura y espiritualidad de Enya se transpone a sus arreglos musicales. Hay algunas partes de piano MUY pegadizas, además de algunas partes de flauta uilleann, que evocan sus orígenes irlandeses. ¡Simplemente siéntese, relájese y deje que los Ángeles bajen del Cielo!


 

El álbum comienza con “Watermark”, es corta, pero descaradamente intensa, una pista de piano que resume bastante bien el espíritu del álbum, la producción favorece los ecos y las buenas progresiones de acordes de sintetizador que son un elemento básico de la New Age. La escuchas y te sientes como si esta melodía estuviera en tu mente desde el principio, es como si siempre hubiera conocido esta increíble canción instrumental, suena dentro del corazón. "Cursum Perficio" es muy solemne, un poco gótico por el estribillo y muy emotivo, quizás las voces en latín no estén del todo conseguidas, pero las ligeras ráfagas de cuerdas y la forma en que las voces están en capas y cómo flotan por la pista es una delicia. Te da un tono bajo, luego un tono alto, una canción en la que merece la pena detenerse y disfrutar. "On your shore" revela la belleza infinita de la voz de Enya, una canción muy relajante, muy bonita, muy sencilla, pero ¿qué más necesitas? Cuando tienes una voz como esta, realmente no necesitas ninguna instrumentación original compleja y por eso se deja acompañar de un sintetizador levemente tambaleante, la voz de Enya desciende de los cielos y Dios sabe que no entiendo lo que está diciendo, pero me parece majestuoso. El clarinete que aparece en la segunda mitad para repetir la melodía principal es un toque genial que agrega aún más a la calidad pura y pastoral de su voz…… Me encanta. "Storms in Africa" nos deja una ligera percusión africana, sintetizador "futurista" bleepity bloopity, muestras vocales sin nada que contar y que se quedan en el "na na na"…..  pueden que no parezca mucho, pero todo junto ofrecen una pista rica en atmósfera que evita la estructura tradicional más que cualquier otra pista. La mejora palabra para definir “Exile” es Belleza, todo es armonía, felicidad, dulzura y lo mejor de la vida, es una canción que logra conmoverte, de nuevo la voz de Enya te envuelve y resulta majestuosa, y ese clarinete, ese clarinete que acaba haciéndose eco de su voz te remueve del todo. Masterpiece. "Miss Clare remembers" es una pequeña canción instrumental de piano y esto a mí me vuelve loco, muy parecida al tema que abre el disco, pero sin la grandilocuencia ni la grandiosidad pretendida en el primer, puede resultar ligeramente repetitiva

 

"Orinoco flow" fue la canción que puso a Enya en el mapa, es un tema musicalmente muy trabajado, la melodía del sintetizador entra, permanece un poco y luego ¡bam!, dos golpes de tambor contundentes y ese icónico "¡Navega lejos, navega lejos!" en su voz, continua la canción y la mantiene después de una pausa corta, pero ingeniosamente colocada (aquella en la que ella dice algo como "sube, sube"). Esta canción sobresale en el álbum no por su calidad, sino por lo vivaz y alucinante que es en comparación con el resto. "Evening falls" es uno de mis placeres culpables, gran culpa la tiene esa casa de campo donde pase parte de mi adolescencia mirando como el sol se ponía en el horizonte, lejos de casa, como dice la canción, es una canción perfecta para dejar correr la melancolía de tiempos pasados donde pensabas que no eras nada sin embargo lo tenías todo, Enya envuélveme de nuevo con tu voz y déjame que anochezca a tu lado, solo, pero a tu lado. Sublime. "River" puede ser la hermana pequeña de Storms in Africa, de nuevo la repetición se adueña del tema, pero resulta más estática y fría, canción fallida no nos engañemos, aun así, tenemos algún momento del sintetizador muy conseguido. “The longships” me hace pensar en el final del señor de los anillos y es simplemente perfecto, parece que tu alma va a salir a volar, es una pista más etérea y de ensueño que todo lo demás en el disco, con la voz y el sintetizador entrelazados de una manera genial y complementaria que en realidad no es la más accesible de escuchar. “Na Laetha Geal M'óige” cierra el álbum, una canción gaélica a la altura del resto de canciones, ella es posedora de la voz de la luna, se despide mirando hacia atrás, volviendo la vista a los tiempos de la juventud que ha desaparecido y no volverán, y de nuevo la melancolía te atrapa.


 

Comentarios

  1. Cuando escuche por primera vez "Orinoco flow" me encanto y compre un par de LP de Enya. Tengo un amigo que aun la escucha casí a diario, a mi la verdad, es que despues de un tiempo me canso un poco. Leer el artículo hoy me gusto mucho, volví a finales de los 80. Gran trabajo como siempr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran artista Enya, y pionera en una época donde apenas se podía escuchar en los medios ese estilo.

      Eliminar

Publicar un comentario