La música en historias: The River, #MesBruceSpringsteen

 

The River


     Acabado el mes de septiembre nos dejaron sus Satánicas Majestades para dar paso en octubre a otro de los grandes, un artista al cuál tengo un cariño especial pues no en vano fue uno de sus álbumes el que tuvo el honor de abrir mi coleción de cassettes originales por entonces. Fue el primer artista por el que me interesé de verdad, ahondando en su más que extensa y productiva discografía. Bienvenidos al mes de Bruce Springsteen, artista con el que intentaremos dar un poco de calor musical ante el gélido mes de octubre que se nos avecina.

En el reparto que habitualmente hacemos para desgranar los discos de artista de turno, tuve el privilegio de que me tocara The River, álbum publicado en 1980 bajo el sello discográfico Columbia Records. Pero la gestación de este disco venía ya de mucho tiempo antes, pues algunas de las canciones que componen este disco estaban compuestos en los primeros tiempos de la carrera musical del Boss. Temas como Independence Day, Point Black, The Ties That Bind, Ramrod y Sherry Darling, todos ellos temas descartados de su anterior disco, Darkness On The Edge Of Town, pero que sin embargo ya había dado vida durante la gira que realizó en 1978, atreviéndose incluso con la interpretación de algunos fragmentos de Drive All Night, los cuales incluía dentro del tema Backstreets (Born To Run). 

Más tarde Springsteen afirmaría que The River marcaría su forma de entender y hacer sus composiciones futuras, un disco hecho durante una recesión que marcó tiempos muy duros en Estados Unidos, con unas letras que reflejan a los hombres, las mujeres y las familias abordando temas y problemas corrientes de su día a día. Originalmente el álbum iba a ser un disco simple, pero después de componer el tema The RiverSpringsteen añadió al disco una serie de temas con una temática más oscura y sombría. En el disco quería reflejar no sólo la alegría y la felicidad que hay en el camino del rock & roll, también quería reflejar la dureza, la frialdad y la soledad que éste escondía.


Entramos en materia de éste magnífico doble álbum y nos encontramos abriendo la cara A The Ties That Bind, tema descartado de su anterior disco. Fue grabado en los estudios The  Power Station de Berklee, Nueva York, y para ello se usaron paneles de madera con micrófonos sobre la batería para obtener un efecto de reverberación en directo. Este tema ahonda en el dilema de pertenecer a una comunidad ó por el contrario estar sólo. Una mujer herida en sus sentimientos se debate entre abandonar y quedarse sola o por el contrario no dar espalda al amor con todo lo que eso conlleva. La primera versión del tema que se conoce fue la que se realizó como parte de una prueba de sonido para un concierto el 20 de septiembre de 1978 en el Capitol Theatre de Passaic, Nueva Jersey. Sherry Darling, otro de los descartes del anterior álbum. La E Street Band es magnífica pero el protagonismo en este tema es para el saxo, sublime. Bruce descartó este tema para Darkness On The Edge Of Town porque era una canción demasiado optimista. Es uno de tantos temas donde utiliza el nombre de una chica ficticia. Jackson Cage, uno de esos temas sombríos que el Boss utiliza para equilibrar la balanza del disco entre estos temas y los temas más festivos. Two Hearts, uno de los temas más vibrantes del álbum, un enérgico rock & roll donde nos habla de todas las cosas maravillosas que en una pareja amorosa pueden aportar el uno al otro. Un tema al que desde la gira del Reunion Tour del año 2000 Bruce añadió algunos versos del tema It Takes Two de Marvin Gaye y Kim Weston en reconocimiento a su influencia. Independence Day, tema donde ahonda en la relación que mantenía con su padre, con el que no se llevaba bien. Su padre trabajaba en una planta de la empresa Nescafé en Freehold, Nueva jersey, y Bruce con el tiempo se dió cuenta de lo duro que trabajaba su padre para poder mantener a su familia, por lo que llegaría a volarar todos esos esfuezos de su padre. En cierto modo fue el que inspiró el espíritu rebelde que le llevó a perseguir sus sueños decidiendo no trabajar en una fábrica como hacía su padre. En lo musical es un tema inspirado en el sonido de la nueva ola británica que estaba surgiendo en Reino Unido y que abordaba la conciencia social, movimiento que abanderaban grupos como The Animals, The Hollies o The Who.



Llegamos a la cara B con Hungry Heart, un tema donde Springsteen se demostró que además de vender entradas para conciertos también podía grabar sencillos que tuvieran mucho éxito. Explora el dilema de un hombre entre su pasión por viajar o formar una familia estable, y aunque le encanta y su pasión es viajar el protagonista no quiere estar sólo. Cuando Joey Ramone conoció a Bruce Springsteen en Asbury park, éste le pidió que escribiera una canción para Los Ramones. Bruce escribió esa misma noche este tema, pero acabó quedándoselo por consejo de su productor y manager Jon Landau. En la grabación se aceleró ligeramente la voz de Springsteen. Out In The Street, tema donde Bruce es capaz de mezclar de forma brillante en lo musical un tema con un ambiente festivo, ese que rodea la mitad de temas del disco, con una letra donde refleja  la desilusión y el abandono que sufre la clase trabajadora. Crush On You, tema lleno de fuerza que nos traslada la fuerza y pegada de aquel Springsteen de Rosalita. El tema evoca esos temas donde los coches y las chicas están por doquier, notándose además que el maestro Chuck Berry es una de sus grandes influencias. You Can Look (But You Better Not Touch), tema que al igual que el anterior, es un potente rock & roll, y es que la sombra de Chuck Berry es muy alargada. Este fue otro de los temas descartados del anterior álbum y que Bruce incorpora en The River, pues su energía ayudaría a equilibrar las partes más socuras y sombrías del disco. I Wanna Marry You, si Bruce en muchas ocasiones nos habla de la vida salvaje y libre, en este tema hace todo lo contrario, no habla de las responsabilidades cuando nos hacemos adultos. The River, que decir de éste tema..., para mí una obra maestra, una de las canciones que componen la banda sonora de mi vida y una de las culpables que han hecho que la música sea una de mis pasiones. Bruce la escribió en honor a su hermana y su cuñado. El tema surge a raíz de una serie de conversaciones que Bruce mantiene con su cuñado, el cual a finales de los 70 pierde su tranajo y tiene que luchar muy duro para sacar adelante a su mujer y a su hijo pequeño. La boda a la que se refiere el tema es la boda de su hermana con su cuñado. Su hermana supo de inmediato que el tema habalba de ella y de su marido la primera vez que la escuchó. Para el Boss fue un tema muy innovador pues fue de los primeros en lo que nos hablaba de su historia y su vida personal, lo que le llavaría posteriormente a componer y escribir su álbum Nebraska. Este tema lo compuso para incluirlo en un disco llamado The Ties That Blind, el cuál al final no vió la luz. En 2015 vería la luz el álbum The Ties That Bind Collection, el cuál es el disco tal y como lo ideó en un principio y que no vió la luz en su momento y que incluye The River y seis temas más que fueron incluidos en el doble álbum The River.

Llegamos al ecuador del disco totalmente entregados, y se encarga de abrir la cara C Point Black, una maravillosa balada donde aborda los conflictos entre los sueños y la realidad. Sueña que está bailando junto a ella, su ex novia, pero al despertarse se da cuenta que es un sueño y que la ha visto en la calle tratando de resguardarse de la lluvia. El título del tema proviene de una película del mismo título protagonizada por Lee Marvin. Hace tiempo leyendo aquí y allá encontré una frase de Martin Scorsese que decía que Springsteen era capaz de contar en una canción lo que a el le llevaba dos horas de celuloide, y esta canción es un claro ejemplo. Cadillac Ranch, uno de esos temas donde Bruce nos habla de otra de sus pasiones, los coches. El título del tema proviene de Cadillac Ranch, un escultura que se encuentra en amarillo, Texas y que muestra diez coches marca Cadillac con el capó enterrado en el suelo. El tema es una metáfora, lo que una vez fue un lujo ahora es completamente prescindible. I'm A Rocker, tema que solía tocar antiguamente antes de los bises, y donde menciona en la letra un montón de programas de telvisión de la época, tales como Misión Imposible, Kojak ó Colombo. Fade Away, una balada donde Bruce se lamenta por todo lo que le salió mal en la vida, en especial el amor. Un tema con temática de amor tradicional donde da muestras de su pasión por el R&B con temática melodramática de finales de los 50 y princpios de los 60. Stolen Car, magnífica balada que nos relata la historia de un hombre cuyo matrimonio hace aguas, entonces decide robar un coche el cuál conduce todas las noches esperando a ser atrapado por la policía. El personaje de éste tema es una de las bases de futuras canciones que compondrá en el futuro sobre las relaciones. Este personaje también es la base sobre el que se basará posteriormente para componer el álbum Tunnel Of Love (1987).



Llegamos a la última parte del disco, la cara D, donde comienza la despedida con Ramrod, donde vuelve a dejarnos muestras de su pasión y la influencia que Chuck Berry ha ejercido en él. Este tema surgió de la necesidad por tener temas con fuerza que dieran energía en sus conciertos. Fue otro de los temas descartados del anterior álbum. The Price you Pay, se vuelve a notar la influencia que tuvo Bob Dylan en el Boss. Podemos encontrar una versión diferente del tema que se editó en su álbum The Ties That Bind collection. Drive All night, donde el Boss da muestras de la influencia que tiene en él el León de Belfast, Van Morrison. Un desgarrador tema de toque soul donde consigue calarnos en lo más hondo con esa desgarradora forma de relatarnos que es capaz de conducir toda la noche sólo para comprarle a su amada chica un par de zapatos. Y llegamos al final del disco con Wreck On The Highway, el titulo del tema está tomado de una canción de Roy Acuff de 1944. Nos relata la lucha de un hombre que se enfrenta a la muerte después de sufrir un accidente de coche en una carretera lluviosa. Es en esa lucha cuando se da cuenta que uno tiene un número limitado de oportunidades para hacer las cosas bien, y que no está la cosa como para desperdiciarlas.

The River es para mí uno de sus mejores trabajos, pues sabe jugar y combinar magistralmente partes alegres con otras más sombrías y oscuras. Un disco donde además de ser, como él mismo ha reconocido, un punto de inflexión que marcaría su forma de componer, muestra todo el potencial que atesoraba la E Street Band y que junto con el Boss formaban una dupla imparable.

Comentarios