El disco de la semana 193: Cosmo´s Factory, Creedence Clear Water Revival

 

 


Estamos sin duda ante el mejor disco de la banda, aunque decirlo puede costar algún disgusto, da igual, la música son sensaciones y las que me trasmite este álbum sin duda son de las especiales, empezamos por algo muy grande, Ramble Tamble, una canción de siete minutos increíbles de gloria absoluta del folk rock, incluso suena como una canción de Who con su toque épico de buen gusto. La mejor canción que hicieron, sin discusión. Un triunfo absoluto, canción construida sobre un solo riff, que se transforma en algo rockabilly sin perder la esencia propia del grupo, mientras nos cuentan los peligros de un gobierno que pueda promover restricciones a la sociedad en vez de buscar su bienestar, son geniales los cambios de ritmo que nos van imponiendo durante todo el tema, que nos lleva de un sitio a otro. Un solo de guitarra largo y alucinante que nunca pasa de moda, brillante. 

Before You Accuse funciona perfecta, la versión que de este tema original de Bo Diddley suena brillante, limpia, como un blues rockero y a la vez clásico mientras la voz de John Cameron Fogerty nos da otro espectáculo de potencia recovecos. Travelin' Band son 2 minutos absolutamente clásicos y brutales, trata de parar los pies con esta maravilla, no hacen falta subir el climax poco a poco, a los 15 segundos has saltado de la silla, con un estilo a lo Little Richard mientras Fogerty nos cuenta el frenético estilo de vida de Creedence Clearwater Revival y sus caminos como guerreros ya que en 1969, la banda estuvo de gira constantemente y tocó en muchos de los principales festivales, incluido Woodstock. “Hubo una oleada de emoción al ir de un lugar a otro, pero como explicó su baterista Doug Clifford, su equipaje se perdía constantemente”. Ooby Dooby es otro rock and roll muy en la línea a la anterior, dos minutos de rock total y es que Fogerthy fan abosluto de Roy Orbison y decidió hacer su versión del clásico del cantante de Texas. Frenetica!. Lookin' Out My Back Door sigue la senda de los dos minutos, pero se ponen mas folk y mas clásico, mientras la batería como una maquina marca el ritmo de una canción escrita en parte para el hijo de John Fogerty, Josh, que en ese momento tenía tres años. Fogerty dijo: "Sabía que le encantaría que me escuchara en la radio cantando, no es así, mirando por la puerta trasera" desmintiendo esa idea que tenían los fans que la canción versaba sobre las drogas ya que veía “cucharas voladoras” y animales locos. 

Run Through the jungle empieza que te descoloca, como si te quisiera meter en otro mundo mientras escuchas una voz que te oprime, es espeluznante (así como de espeluznante se puede esperar razonablemente de estos tipos) y tienes la sensación de que podrías estar dentro de la película Apocalypse Now. Tom Fogerty llamó a esta canción, "Mi canción Creedence favorita de todos los tiempos". Añadió: "Es como una pequeña película en sí misma con todos los efectos de sonido. Nunca cambia de tonalidad, pero mantiene tu interés todo el tiempo. Es como el sueño de un músico. Nunca cambia de tonalidad, pero tienes la ilusión de que sí". Up Around the Bend es una de mis canciones favoritas de Creedence, simplemente porque el riff y el estribillo son tan buenos y eso no es poca cosa, pero es que además es un tema muy optimista. My Baby Left Me es una de las flojitas, aun así es divertida, rápida y por algunos momentos puede llevarte a un optimismo contagioso.  Who'll Stop the Rain es posiblemente es la canción más hermosa que jamás hayan escrito, empezando por ese coro simplemente impecable!, lástima que sea tan corta, aun así les da tiempo para coquetear con el Country. Y si nos quejábamos de canciones cortas, aquí llega I Heard It Through the Grapevine, canción escrita por Norman Whitfield y Barrett Fuerte para Motown Records que lanzarían The Miracles y el mismo Marvin Gaye, pero tuvieron que llegar los chicos de la Creedence para marcarse una versión de once minutazos que te quitan el hipo. Long as I Can See the Light, lenta, nostálgica, conmovedora, es el tipo de música que nunca han requerido adornos técnicos en los estudios de grabación, o sobregrabaciones, o cualquier otro truco que se haya podido utilizar para hacerla más atractiva, porque esta canción por sí misma es capaz de llevarte a lo más alto, un cierre espectacular, para un disco brillante




Comentarios