La música en historias: Se acaba el #MesRollingStones

 

Acaba septiembre, y con él, el verano deja paso al otoño, y el #MesRollingStones dejará paso a un nuevo artista en esta sección. Hubiéramos querido que este mes eléctrico y energizante no acabara nunca, porque hemos disfrutado desde la primera palabra como si hubiera sido el primer acorde áspero y cortante de "Start me up" con el que suelen abrir  los conciertos, hasta la última, la que encontraréis al final de este artículo. Hubiéramos querido más, aunque por otro lado, ¿qué más puede pedirse, que volver a escuchar la increíble ristra de discos que comenzó con Beggars Banquet, siguió subiendo escalones de calidad con Sticky Fingers y Let it Bleed, y acabó estallando por los aires en la gran supernova que fue Exile on Main Street?
 
En esos grandes discos basamos nuestro particular "setlist", y aún así encontramos tiempo para notorios bises que reflejaran el momento en el que volvieron a sujetar con fuerza el volante en Steel Wheels, para cruzar después algunos puentes hacia sonidos más modernos en Bridges to Babylon, y hacer que finalmente todo saltara por los aires en A Bigger Bang.
 

Y cuando la noche era ya cerrada, y todo indicaba que no había tiempo para nada más, volvimos a aclamar al unísono, hasta sacarles de nuevo al escenario, para que las guitarras de Keith Richards y Ron Wood escupieran las notas de algunos viejos estándares de blues americano en Blue and Lonesome. Triste y solitario, que gran título para reflejar como nos sentimos al ver que acaba septiembre, y el verano, y los artículos de los Rolling Stones en 7días7notas. Y como bien dice Mick Jagger en You can't always get what you want:

"No siempre puedes tener lo que quieres, pero si lo intentas, a veces, puedes descubrir, que tienes lo que necesitas". 

Lo que necesitamos ahora es consolarnos, buscando refugio en otras canciones y otros discos, y escribiendo sobre otro artista enorme durante el mes de Octubre. Así que vamos cerrando, los pipas están recogiendo el equipo, y desmontando el gran logo de los labios rojos de detrás de la batería de Charlie Watts, así que es el momento de cumplir con lo prometido: Una última palabra para el #MesRollingStones, que sea tan energizante como el primer acorde de "Start me up". Y para lograrlo, que mejor que esa palabra sea una pista sobre el siguiente monstruo del rock al que homenajearemos en estas páginas. Quizá sea una pista demasiado fácil, pero no podemos aguantarnos hasta el artículo de presentación del nuevo artista, cuando el mes de Octubre suba al escenario y demos por fin la bienvenida al..."Jefe" .

Comentarios