La música en historias: la música clásica y el rock

Concert for Group and Orchestra 
Deep Purple (1969)





     La música clásica como género musical aparece, aproximadamente, en el siglo XI y se ha mantenido en el tiempo hasta nuestras fechas, resultando ser un género indispensable.
Curiosamente, éste género musical y el rock desde su aparición han ido muchas veces de la mano, no en vano las referencias al género de la música clásica y sus intérpretes dentro del rock son innumerables. A la mente me vienen, a bote pronto, Roll Over Beethoven de Chuck Berry, la pieza flight of the Bumblebee (El vuelo del moscardón) escrita por Nickolái Rimski-Korsakov, que adaptaría para tocar con su bajo el bajista de Manowar Joey DeMaio, o en la que se inspiraron Deep Purple para componer su famoso Flight of the Rat de su disco In Rock. Barón Rojo también dedicarían un tema a Beethoven con su tema Breakthoven.

     También son ya famosos y quedarán para la historia los primeros experimentos con este género musical, siendo de esos primeros los Beatles con sus temas Yesterday (1965) y Eleanor Rigby (1966), y Deep Purple con su tema Anthem (1968). Posteriormente a esos primeros escarceos con la música clásica, los Beatles llegarían más lejos con su ya famoso Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1968) dónde ya aparecen en sus composiciones toda una retaíla de arreglos orquestales con su correspondiente orquesta tocando. El resultado no pudo ser mejor, un disco para la historia. Queen en 1975 publicarían su ya mítico y famoso A Night at the Opera, en el que incluyeron arreglos clásicos en varias canciones (el ejemplo más obvio es Bohemian Rapsody) pero sobre todo por la inclusión de una pieza clásica completa al final del disco, la interpretación orquestal de God Save the Queen, todo un himno de Inglaterra (y que no tiene nada que ver con la canción de los Sex Pistols de mismo título).

     Tampoco podemos olvidar a Black Sabbath, en sus composiciones utilizaba el famoso tritono, también conocido como "El intervalo del Diablo". El tritono básicamente es un intervalo musical que abarca tres tonos enteros. El problema de este intervalo fue que en las iglesias,  durante el canto eclesiástico medieval, al hacer uso del tritono éste tenía una entonación muy difícil y encima su sonido era algo siniestro. Por todo esto, fue prohibido a partir de la Edad Media en el mundo occidental, por su disonancia y sonido oscuro y acabo siendo llamado "El intervalo del Diablo".   

     Pero hay grupos de rock que decidieron llegar más allá y realizar discos fusionando su sonido con interpretaciones de sinfonías clásicas interpretadas por orquestas. La primera banda que publicó un disco fusionando ámbos géneros fue Moody Blues, con su ya famoso Days of Future Passed, editado en 1967. Se trata de un disco conceptual, grabado junto con la London Festival Orchestra. A este disco le seguiría el In the Court of the Crimson King del grupo King Crimson, publicado en octubre de 1969, disco con grandes influencias del jazz y la música clásica. En diciembre de 1969, dos meses después, Deep Purple publicaría su Concierto para Grupo y Orquesta, grabado en el mítico Royal Albert Hall de Londres junto con la Orquesta Filarmónica Real británica. En 1970, Pink Floyd se adentran en un sonido rock porgresivo y lo fusionan con el sinfónico publicando su obra Atom Heart Mother.

     A estos pioneros de la fusión de la música clásica con el rock les seguirían grupos cómo Metallica con su S&M (1999), Deep Purple que repetiría con In Concert with the London Symphony Orchestra (1999), Scorpions con Moment of Glory (2000), Kiss con Kiss Simphony: Alive IV (2003), Evanescence con Synthesis Live (2018) y Accept con Symphonic Terror - Live in Wacken 2017 (2018). Incluso el grupo español Söber se atrevería en 2018 con La Sinfonía del Paraíso.
He aquí sólo unos cuántos ejemplos de las innumerables bandas de rock que a lo largo de los años nos han enseñado que la música clásica y el rock pueden convivir en perfecta armonia.

Comentarios