La música en historias: Michael en solitario, antes de Off the Wall #MesMichaelJackson




Habitualmente solemos hablar de Off the Wall como el primer disco en solitario de Michael Jackson, cuando en realidad, durante el período con los Jackson 5 y la Motown, ya firmó hasta cuatro discos sin sus hermanos. Aquí repasamos esos discos, documentos históricos del talento y la voz de un Jackson en edad infantil.

Got to be there (1971)

Para el lanzamiento en solitario del joven Michael, sólo dos años después del primer disco con los Jackson 5, se mantuvieron los encorsetados métodos y fórmulas de éxito de la Motown, basados en la creación de un par de singles de éxito, complementados con versiones de clásicos y otras canciones de relleno con las que completar la duración de un disco. Los temas más interesantes de este álbum de debut son la sólida I wanna be where you are, la divertida Rockin Robin y, sobre todo, la propia Got to be there que da título al disco. Del resto de temas, cabe destacar las versiones de clásicos como Ain't no sunshine de Bill Whiters, o You've got a friend de Carole King, grandes vehículos para el lucimiento de la sedosa voz de Michael.


Ben (1972)

El segundo disco en solitario llegó tras el disco Looking through the windows de los Jackson 5, en una estrategia de ir alternando los discos de la banda con los de Michael, y teniendo en cuenta que el posterior disco Skywriter de los hermanos al completo fue un fracaso, a punto estuvo de suponer la definitiva emancipación del hermano prodigio. El segundo disco de Michael se benefició del enorme éxito de la canción Ben que le daba título, y que era también el tema principal de la banda sonora de la película del mismo nombre, pero era también una colección de canciones más acertada que la del disco de debut, que incluía un brillante tema escrito por Stevie Wonder (Shoo be doo be doo da day) y, en el capítulo de las versiones de éxitos, una acertada revisión del My Girl de los Temptations.


Music & Me (1973)

El tercer disco en solitario de Michael Jackson no mejoró los resultados del fallido Skywriter de los Jackson 5, aunque salió al mes de publicarse éste para intentar remontar el vuelo tras ese pinchazo, y agravando la sensación de que la fórmula había tocado techo. En conjunto, es un disco demasiado lento y pausado, en el que tampoco funcionan las revisiones de temas de otros, y del que sólo destacamos el single With a child's heart, el tema Happy para la película Lady sings the blues y la propia Music & me.




Forever, Michael (1975)

El cuarto disco de Michael Jackson fue un gran esfuerzo de la Motown por lanzar un álbum de éxito. Los discos previos de los Jackson 5 seguían quedando en tierra de nadie por la reticencia de la discográfica a dejar que los niños prodigios exploraran caminos musicalmente más maduros, y para este disco llamaron a filas a los mejores productores y compositores de la compañía. El esfuerzo resultó en la entrega de un disco más sólido que Music & me, que incluye canciones tan brillantes como One day in your life, una joya de su discografía, y los singles We're almost there y Just a little bit of you, pero el disco fue injustamente ignorado a nivel de ventas.


Tras este nuevo e inesperado tropiezo, y un último lanzamiento con los Jackson 5 (Moving Violation, 1975), en 1976 los hermanos dejaron Motown y ficharon por CBS, abriendo una nueva y brillante etapa como The Jacksons, en la que consiguieron más control sobre su música y empezaron a publicar sus propias composiciones, más orientadas al funk que empezaba a despuntar en los setenta. La carrera de Michael en solitario quedó temporalmente aparcada, y hubo que esperar a 1979, momento en el que Off the Wall asestó el golpe definitivo, que marcó el comienzo de la segunda, y más conocida, carrera en solitario del "Rey del Pop". Pero esa es otra historia, contada en otros artículos de 7dias7notas en el #MesMichaelJackson.

Comentarios