El disco de la semana 176: Run For Cover, Gary Moore

Run For Cover, Gary Moore


En 1982 Gary Moore ya había decidido centrar sus esfuerzos en lanzar su carrera en solitario, y ese año publica su primer disco centrado enteramente en el hard rock, Corridors Of Power, un muy buen álbum que llamó la atención del mercado estadounidense, situándolo en el puesto número 149 de la famosa lista Billboard 200. La carrera de Moore empezaba a despegar y a dar sus frutos. Un año después, en 1983 y aprovechando el gran éxito que generó en sus directo en Japón, se publica su primer álbum en vivo, Rockin' Every Night - Live In Japan. Unos meses después, la compañía Jet Records, que posee material de Gary antiguo, aprovechando el tirón y sin previa consulta publica su segundo álbum en directo, Live At The Marquee, grabado en la mítica sala londinense a finales de 1980 a partir de dos conciertos que allí da por entonces.

A finales de 1983 Moore publica Victims Of The Future, el álbum que le consagra dentro del hard rock y le permite tocar en los principales mercado esuropeos, y además le abre las puertas de Estados Unidos, presentandose en directo allí con muy buenos resultados. A finales de 1984 se publica el doble álbum en directo We Want Moore!, considerado por el que aquí escribe uno de los mejores discos registrados en directo de artistas irlandés.


Viendo el tirón y la popularidad que Gary está teniendo, la compañía Jet Records vuelve a la carga y en 1983 publica el álbum de estudio Dirty Fingers para el público nipón, y en 1984 lo lanza para el europeo. El disco es publicado a partir de un material antiguo que Moore había grabado en 1981 y que había dejado guardado en un cajón, pero Jet records quiere sacar tajada y edita el álbum a su antojo, con un material que Gary considera ya viejo, y sin las mezclas acabadas ni pulidas.


Moore está asentado dentro del hard rock y su popularidad ha crecido, ahora sólo falta darle consistencia, una consistencia que llegará con la publicación de su siguiente álbum, Run For cover en 1985, el disco recomendado para la ocasión por 7dias7notas.
Run For Cover se publica en septiembre de 1985 bajo la discográfica Virgin Records, y consigue dar continuidad a su anterior disco en las listas de ventas, consiguiendo situarse en el puesto número 12 en la famosa lista británica UK Albums Chart, consiguiendo además el disco de plata en el país británico, y en Estados Unidos consigue posicionarse en el puesto número 146 en la lista Billboard 200.

Gary no tiene una formación fija, y al igual que en anteriores trabajos decide llamar a unos cuantos amigos para grabar el disco, así acuden a su llamada, Neil Carter (teclados, guitarra rítmica y coros. Un fijo que lleva acompañándolo desde 1983) Glenn Hughes (bajo, voz y coros), Phil Lynott (bajo y voz), Andy Richards (teclados), Don Airey (teclados), Paul Thompson (batería), Bob Daisley (bajo), Gary Ferguson (batería), Charlie Morgan (batería) y James Barton (batería).

Entramos en materia, y el tema que abre la traca es Run For cover, que además da título al disco., escrita por Gary Moore e interpretada por él mismo, tema clásico del hard rock de los años 80 que imperaba en la época. Reach For The Sky, compuesto por Moore e interpretado por Glenn Hughes, tema pesado con un toque blusero.

Y llegamos a una de las joyas del disco, Military Man, escrita por Phil Lynott, Laurence Archer y Mark Stanway. Una vez disuelto el proyecto de Thin Lizzy, Phil Lynott se embarca en otro proyecto a mediados finales de 1983 y forma una banda de acompañamiento para una gira por Escandinavia. La banda, Grand Slam acabaría quedando formada por Lynott, Stanway (teclados), Archer (guitarra) y Robbie Brennan (batería). Este proyecto dura hasta 1985, tiempo suficiente para realizar varias actuaciones en vivo con composiciones en solitario de Lynott, material de Thin Lizzy y material compuesto por Archer, Stanway y Lynott para Grand Slam, entre los que se encuentran Military Man. El tema es rescatado por Lynott y Moore para la ocasión y es grabado por ambos para el disco de Moore. El tema es un alegato antimilitarista donde un soldado desilusionado escribe una carta a su madre contándole sus penurias. Fantástico tema con excelentes cambios de ritmo, dotado de cierto toque soul en ciertas partes del tema, una joya.


Empty Rooms, tema que fue compuesto por Moore y Neil Carter y publicado en su anterior álbum, Victims Of The Future, y que Moore decide volver a regrabar para la ocasión. Este tema se ha convertido en uno de los temas más exitosos del guitarrista irlandés. Tema que habla de un romance que se acaba, y del que Moore afirmaba que lo esciribió porque este hecho es algo por el que todos pasamos alguna vez en la vida. Sobre este tema, Neil Carter, que comparte créditos en la composición, siempre decía en broma que este tema había pagado su casa.

Out Of My System, compuesta por Moore, interpretada por Glenn Hughes, vuelve a la senda de los dos primeros temas con ese característico sonido pesado de los años 80. Le sigue Out On The Fields, el tema más exitoso del álbum, tema que alcanzó el puesto número 5 en la lista británica UK Singles Charts. Compuesta por Moore e interpretada a dúo por él mismo y por Lynott, fue la última grabación en la participó Phil Lynott antes de su muerte, el 4 de enero de 1986. El tema, que es un tema para enmarcar por su letra, melodía y ritmo, trata sobre la agitación religiosa y la guerra. Moore comentaba sobre este tema que no fue escrito específicamente por la situación de Irlanda del Norte, sino que fue escrita contra la guerra en general.


Llegamos a la parte final del álbum con Nothing To Lose, compuesto por Moore, vuelve a dejar los mandos vocales a Hughes, que nos regala una interpretación de alta escuela. Once A Lifetime, compuesto e interpretado por Moore, donde se relaja y nos regala un tema melódico donde los teclados de Andy Richards marcan la pauta del tema. All Messed Up, compuesta por Moore y Carter, y para mí una la tapada del disco, un trallazo compuesto y pensado para el directo, donde el tema gana enteros. Arrolladores riffs de guitarra de Moore para acompañar a un Glenn Hughes desatado y que está a un grandísimo nivel. El disco, en mi opinión se podría haber cerrado aquí, pero Moore no opina lo mismo y nos regala un último tema, Listen To Your Heartbeat, compuesto e interpretado por el mismo, se trata de una baladita pop más propia de Madonna o del Phil Collins más meloso, pero no importa porque a Gary Moore se lo perdonamos todo.

Comentarios