La música en historias: Off The Wall, Michael Jackson #MesMichaelJackson

Off The Wall, Michael Jackson

Comenzamos otro mes nuevo, mirando hacia adelante y con la esperanza de poder en un futuro próximo mirar la realidad desde "fuera del muro". Y lo hacemos dedicándolo a un artista que no necesita presentación, y que pasó de niño prodigio de la Motown a convertirse en la megaestrella del mainstream musical de los ochenta. Autoproclamado "rey del pop", el término no le hizo justicia, tanto porque ese tipo de títulos honoríficos quedan mejor si te los conceden otros, como porque su talento y su curriculum tenían dosis de funk, R&B and soul suficientes como para estar muy por encima de la edulcorada etiqueta pop.

Por delante tenemos solamente un mes, para repasar los hitos más relevantes de una carrera de 40 años, por lo que nos centraremos, especialmente, en su carrera posterior a The Jacksons, que comenzó con el rutilante "Off the Wall" del que Jorky nos habla en las próximas líneas, desde su interesante y despegada visión de "no fanático" de Jacko. Así que encended vuestros equipos, y dejad que las primeras notas de "Don't stop till you get enough" llenen el lugar en el que os encontréis. Comienza el  #MesMichaelJackson


         Nevermind

OFF THE WALL

Michael Jackson nunca ha sido un artista con el que me haya enganchado como para seguirle con la consistencia que realmente merece, y hablo con conocimiento de causa. Ya hemos comentado aquí en 7dias7notas que Nevermind, Chema y yo nos hemos criado juntos desde pequeñitos, en la misma pandilla, una pandilla bastante numerosa por cierto. Ya desde críos, sin saber dar una razón o razones exactas, casi todos nos sentimos atraídos por la música y sus diferentes vertientes, hay quien le dio por el funky, otros por el heavy metal ó por el glam metal, música disco,  R & R, etc, tanto extranjero como nacional.

     Era la época en la que yo andaba flipando con Bruce Springsteen, artista al que consideraba por entonces poco menos que Dios, en esa misma época entró con mucha fuerza, de la mano de Nevermind y Chema otro artista completamente diferente a lo que yo estaba acostumbrado a escuchar, Michael Jackson. Michael entró con fuerza en la pandilla para quedarse, e irremediablemente fueron cayendo para deleite de nuestros oídos todos sus discos, primero su trabajo con The Jackson 5, para después ir con su discografía en solitario. Varios de la pandilla disfrutaron de él hasta en varios directos que el prolífico artista nos regaló en el territorio nacional.

     Sin embargo, yo por entonces andaba cerrado en banda, ¿Cómo era posible que la gente, y más de la pandilla, se atrevieran a mentar, y menos a escuchar a aquel joven talentoso que sacaba éxito tras éxito? Yo por entonces sólo tenía ojos para el Boss. Hoy día no puedo más que estar agradecido a ambos, Chema y Nevermind, por haber traído a Michael Jackson al grupo, porque irremediablemente, el que aquí escribe, sin tener ganas ni la menor intención, acabó escuchando todos sus discos, una discografía y un trabajo de un artista, que con el tiempo he aprendido a valorar en su justa medida.

     Para el mes de Michael Jackson me ha sido asignado su quinto álbum en solitario álbum en solitario, Off The Wall, disco que fue grabado entre diciembre de 1978 y junio de 1979, y que fue publicado en agosto de 1979 bajo el sello Epic. Michael, después de su último trabajo en 1975, Forever Michael, había decidido tomarse un descanso, un descanso que duró cuatro años, pero que sirvieron para que recargara pilas y emergiera, realizando un disco que significó un punto de inflexión en su carrera.

     Michael fue capaz de realizar un gran trabajo, tanto en el apartado musical, como en el apartado técnico, siendo capaz de tomar muy buenas decisiones, como el fichaje para la producción de Quincy Jones, que fue cogido por los especialistas en la materia con pinzas. Quincy fue capaz de dotar al disco de energía y frescura a base de ingenio. Otra gran decisión fue la elección del material del disco, sabiendo escoger con gran madurez temas de Paul McCartney, Stevie Wonder y del productor y compositor británico Rod Temperton (Suya es la composición de Thriller). Otro más de sus aciertos fue el salto de calidad que Michael dio en el apartado compositor, siendo capaz de aportar otros tantos buenos temas al disco.

     El resultado fue un disco con ritmos muy bailables donde Michael supo combinar con mucha inteligencia música disco con R&B, pero también aportar magníficas baladas. todo ellos con unos grandes arreglos de guitarra que aportaron un ambiente muy funky al disco. A la vista está que la apuesta de Michael por Quincy para dar forma a su proyecto fue todo un acierto.
Un disco donde nos encontramos con la genial Don't Stop 'Til You Get Enough, compuesta por Michael, tema donde nos traslada al centro de una pista de baile, y donde se mueve con gran estilo entre la música disco y el funky. Rock With You, compuesto por el genial compositor Rod Temperton, y considerada como una de las últimas grandes canciones de la era de la música disco. No en vano Rod era un excelente compositor de música disco, habiendo compuesto ya en 1977 Boogie Nigths, y que más tarde compondría para Michael el famoso tema Thriller. En workin' Day And Night y Get On The Floor, temas compuestos por Michael (el segundo coescrito junto a Louis Johnson) queda claro el salto de calidad y madurez de Michael en el apartado compositor, regalándonos otros dos temas donde vuelve se vuelve a entremezclar la música disco con una base con aire muy funky. Off The Wall, otro tema compuesto por Rod Temperton, y que alcanzó el puesto número 10 en la famosa lista Billboard Hot 110 de Estados Unidos. Un tema donde nos recuerda que aparte del trabajo, también hay que dedicar tiempo a la diversión. Girlfriend, compuesta por Paul McCartney. Paul grabó este tema pensando que a Michael le gustaría grabarla, en una fiesta en la que los dos coincidieron se lo comentó y no se equivocó, el resultado es otro de los momentos más brillantes del disco. She's Out Of My Life, una magnífica y maravillosa balada compuesta por Tom Bahler para la que era por entonces su mujer Karen Carpenter, la famosa cantante y baterista del grupo The Carpenters. Esta balada llena de sentimiento hizo llorar al mismísimo Michael mientras la grababa. I Can't Help It, otra buena balada compuesta por Stevie Wonder y Susaye Greene, donde se pueden apreciar los brillantes y típicos arreglos de Stevie con el sintetizador. It's The Falling In Love, compuesta por Carole Bayer Sager y David Foster, y cantada a dúo con la famosa cantante de soul Patti Austin. Este tema fue el primero que cantó Michael, en toda su carrera, a dúo en sus álbumes en solitario. Burn This Disco Out, compuesto por Rod Temperton. El tema contiene una brillante sección de viento, y contiene unos arreglos que vuelven a entremezclar de forma brillante los sonidos discotequeros con los ritmos funkys, poniendo además el punto y final y el broche de oro a un excelente disco.

Comentarios