La música en historias: Zombie's party, la mejor crítica sobre Prince


El 21 de Junio de 2019, tres años y dos meses después de la muerte de Prince, y como parte de la cantidad de material inédito que tenía en su famosa cámara acorazada de Paisley Park, salió a la venta "Originals", recopilación de 15 de las canciones que escribió para otros artistas, pero en las versiones previas que Prince interpretó y que habían visto la luz al convertirse finalmente en regalos para otros. No faltan en esta entrega, entre otros, temas míticos como "Manic Monday" para The Bangles, "Love thy will be done" para Martika y, por supuesto, "Nothing compares 2U" inicialmente para The Family y popularizada en la versión de Sinead O'Connor.

"Originals" es la segunda entrega de la encomiable labor arqueológica de rebuscar entre los cientos de temas enterrados en "La bóveda" y publicarlos de manera ordenada y asegurando unos altos estándares de calidad. La primera fue "Piano and microphone 1983", que contenía nueve temas (dos de ellos inéditos) grabados por Prince al piano en su estudio casero, y que aparecieron grabados en una cassette en la cámara acorazada.

Como hice con cada una de sus publicaciones en vida, desde que le descubrí en 1988, he esperado con avidez esta nueva entrega, y tras escucharla fui de nuevo, como tantas y tantas veces, a buscar información en internet para regocijarme en las buenas críticas y discrepar con las malas. Estando en mitad de este proceso, un pensamiento me vino a la cabeza:
Después de haber leído tantas críticas sobre Prince y sus discos... ¿Cuál sería la mejor crítica que se ha hecho sobre la genialidad de este músico y su vasta obra?


La respuesta no la encontré en las sesudas disertaciones de críticos musicales, ni en las generosas alabanzas de otros artistas rendidos ante la calidad de las entregas del genio de Minneapolis. Tampoco entre los sentidos homenajes y comentarios de sus fans más enfervorecidos. La respuesta, amigos míos, la encontré en la película Zombie's Party. Y os aseguro que no me he fumado nada parecido a lo que pudieran haberse fumado los guionistas de esta irreverente y genial película, en la que los zombies vagan libremente por Londres. El caos consecuente pilla al protagonista y su amigo en casa, escuchando por el noticiario que la única manera de matar a los zombies es "arrancarles la cabeza o destruirles el cerebro".


Asustados por lo que está ocurriendo, salen al patio trasero. Un par de zombies se les acercan caminando lentamente, a lo que responden lanzándoles sin éxito todo tipo de objetos. En un momento de desesperación, el amigo les arroja un disco de vinilo que estaba tirado en el suelo, entre el desorden de los objetos desperdigados. El protagonista intenta evitarlo: "¡No, no, es el segundo disco que me compré!", pero al ver que un trozo del disco se clava en la cabeza de uno de los zombies, van a la casa y vuelven con la colección de vinilos. Mientras los zombies siguen acercándose, buscan nerviosos en la colección de discos:

-"Ahhh... ¿Purple Rain? - pregunta el amigo.
-"¡Noooo!" responde el protagonista.
-"¿Sign of the times?
-"¡Ni se te ocurra!"
-"¿La banda sonora de Batman?"
-"¡Tíralo!"



No se me ocurre otra crítica tan directa, concisa, divertida, irreverente y, por qué no decirlo, acertada. Después de una década facturando obras maestras como si los discos le crecieran en el jardín de Paisley Park como setas, el encargo para la banda sonora del murciélago de Tim Burton era una colección de temas muy desiguales. Temas como "The Future", "Electric Chair", "Partyman", "Vicky Waiting", "Scandalous" y "Batdance" plasman bien la atmósfera de la película y cumplen con lo exigible a un artista de su altura, pero el resto son temas que no pasan de ser mero material de relleno.

Si aplicamos la escena de Zombie's Party a la reciente entrega de "Originals" o a la anterior "Piano and microphone 1983", ¿habrían sido preservadas por su calidad o arrojadas sin piedad a los zombies? Según Michael Howe, la persona designada por los herederos y la discográfica Warner para la labor de arqueología y selección del material contenido en la bóveda, solo saldrá a la luz material que esté a un nivel de calidad muy alto, para preservar y respetar su enorme legado artístico.

Salvamos entonces estas dos publicaciones por su valor histórico y su nivel artístico, pero echamos de menos que, después de tanto tiempo, aún no hayan podido regalarnos un disco completo de canciones inéditas nuevas. Uno que podamos mantener, junto a Purple Rain y Sign of the times, en nuestra colección de vinilos, incluso ante la amenaza de unos zombies sedientos de nuestra sangre. Tres años y dos meses después de la muerte de Prince, quizá haya llegado el momento de ponerse en pié para pedir esto, al igual que "llega un momento en la vida de todo hombre en el que ha de levantarse del sillón y matar unos zombies"

Escena completa de Zombie's Party y los vinilos:
https://www.youtube.com/watch?v=LakThNl4eIc

Comentarios