La música en historias: El regreso, #MesIronMaiden

Eddie The Head


     Acabado el mes de mayo despedimos a Michael Jackson, quien nos ha acompañado durante todo el mes, un artista al que hemos dedicado varias reseñas de sus discos y su etapa musical. Entra junio y con él el nuevo artista elegido para la ocasión por 7dias7notas, un artista que nada tiene que ver con el anterior, pues cual camaleón que se precie, nos gusta dar cabida a diferentes estilos musicales, así no me queda más que daros la bienvenida al mes de Iron Maiden.

     Resumir la carrera de Iron Maiden en unas cuantas reseñas es imposible, pues detrás de sus 45 años de historia acumulan ya 16 álbumes en estudio, 2 en directo, 7 recopilatorios, innumerables giras por todo el mundo, y muchísimas historias. Sus álbumes están repletos de temáticas y de historia. así que desde 7dias7notas nos hemos propuesto abordar unos pedacitos de su obra musical y su historia, y no se me ocurre mejor forma de empezar que abordar el momento de la marcha de dos de sus miembros a principios de los 90, y como la formación se resintió hasta la vuelta de los mismos.

     En 1989 la formación se encuentra ya más que consolidada con Steve Harris (bajo), Bruce Dickinson (voz), Adrian Smith (guitarra), Dave Murray (guitarra) y Nicko McBrain (batería). Precisamente es el paso de los años lo que hace que algunos de la formación empiecen a otear otros horizontes, fruto de tanto tiempo juntos, pues no todo es de color de rosas en una banda y es más que sabida de las tensiones que en la banda se producen entre Harris y Dickinson. Adrian Smith lleva tiempo madurando la posibilidad de crear su propia banda, y con Iron Maiden no tiene apenas tiempo, pero busca hueco y en 1989 crea su propia banda, ASAP, y lanza el álbum Silver And Gold. Ese mismo año Dickinson también se embarca en un proyecto personal y publica su álbum en solitario Tattoed Millonaire. El hecho de que Dickinson y Smith empezaran a hacer cosas aparte de Iron Maiden no eran más que indicadores de que la Doncella de Hierro empezaba a mostrar signos de debilidad.

    A principios de 1990 Adrian smith aprovechando que Iron Maiden se está tomando un largo descanso fuera de los escenarios deja la banda, y la formación liderada por Harris acepta su marcha de forma amistosa. La clásica formación de los incombustibles Iron Maiden llegaba a su fín, y para reemplazar la marcha de Adrian llegaba a la misma Janick Gers, un guitarrista que Dickinson conocía bien, pues había trabajado en su reciente álbum en solitario Tattoed Millionaire. Ese año, 1990 la banda publica su álbum No Prayer For The Dying y se vuelven a embarcar en una gira que tiene que acabar repentinamente en marzo de 1991 a causa de la Guerra del Golfo.

     La banda sigue dando pequeños síntomas de debilidad, y al año siguiente, 1992 cuando publican su siguiente trabajo Fear Of The Dark y para sorpresa de todos los presentes, la portada del álbum no es diseñada por Derek Riggs, pues sus ideas para la creación de la portada no coinciden con las de la banda. El 5 de agosto de 1992 se embarcan en una multitudinaria gira mundial para la promoción del álbum. Y llegamos a 1993, donde se producirá un hecho que marcará el futuro de la formación, quizás en aquél momento no eran conscientes o quizás sí de lo que este hecho acabaría acarreando a la formación. Primero fue Adrian Smith, después fue el ilustrador Derek Riggs que tantas portadas nos había regalado, y ahora le llegaba el turno a Bruce Dickinson, que también dejaba la formación de forma amistosa. Pero la marcha, aparte del cansancio y sus proyectos personales, escondía algo más, las difrencias con Harris en cuanto al aspecto creativo y  la dirección de la formación, no olvidemos que Harris y Dickinson son dos gallos en un mismo corral que llevaban mucho tiempo juntos.

      La formación liderada por Harris apostaba para sustituir a Dickinson por el vocalista Blaze Bayley, del grupo Wolfsbane, con el que publicaban en 1995 su siguiente rabajo The X Factor. Pero había una sorpresa más, era el primer álbum desde 1981 que no iba a ser producido ni en parte ni en su totalidad por el legendario productor Martin Birch. Este álbum significaba un cambio de sonido del grupo, dotándole de un enfoque más siniestro y oscuro. El grupo tambien se da cuenta de que aunque Bayley es un buen vocalista, no es Dickinson y tienen que concebir los temas para aprovechar las cualidades y registros de Bayley, algo de lo que anteriormente nunca se habían tenido que preocupar. The X Factor despierta opiniones divergentes entre los fans de la banda y la crítica destaca que el disco adolece de la energía y potencia de sus anteriores trabajos.

     En 1998 publican su siguiente trabajo con Harris al mando, repitiendo formación junto a Bayley, Gers, Murray y McBrain. El resultado es Virtual XI, un trabajo donde potenciaron más si cabe el uso de sintetizadores, y buscando potenciar los registros vocales de Bayley. El álbum supuso un auténtico batacazo para el grupo, pues apenas llega al puestos nº 124 en la famosa lista americana Billboard 200, y al nº 44 en loas listas británicas. El estado anímico y moral en el seno del grupo no es muy bueno que digamos, si en la década de los 90 rompían allá donde iban en ésta decada van cuesta abajo, los síntomas de la marcha de Adrian Smith, Dereck Riggs, Martin Birch y Bruce Dickinson habían dejado muy tocado al grupo. Así, en diciembre de 1998, en Buenos Aires (Argentina), después del último concierto de su gira Virtual XI Tour, Balze Bayley es despdido de la banda.

     Tras muchos dimes y diretes sobre quién será el sustituto de Bayley y candidato a ocupar el puesto de vocalista en la banda, se anuncia el regreso de Bruce Dickinson a la formación, un regreso que muchos pensamos que no se llegaría a producir nunca, pues la relación tras la salida del cantante del grupo entre éste y Harris no había sido muy buena que digamos. Pero ambos son capaces de anteponer sus intereses personales a los del grupo, han descubierto que estan condenados a entenderse. la vuelta de Dickinson supone el reterno de Adrian Smith. Bruce no concibe su vuelta a la banda si no está Adrian en la misma.
y así en 1999 Adrian Smith y Bruce Dickinson se unían a Steve Harris, Nicko McBrain, Dave Murray y Janick Gers para dar lugar a otra de las famosas formaciones con las que Iron Maiden remontaría el vuelo y que a día de hoy sigue dando guerra, pero eso es otra historia..........

Comentarios