La música en historias: Lucille

B. B. King



     Finales del año 1949, invierno, Arkansas (Estados Unidos), un modesto salón de baile de la localidad de Twist y B. B. King que por aquél entonces contaba con unos 24 años se disponía a tocar en aquella sala.
   
     En aquellos tiempos la gente solía poner en los locales para combatir el frío barriles de queroseno, y en esta ocasión no iba a ser menos, los responsables de aquel local habían preparado un barril con el citado combustible para paliar el frío de los presentes aquella gélida noche que había acudido a ver la actuación de B. B. King.

     Comenzó la actuación de B. B. King, y éste empezó deleitando al público presente con su actuación. Durante su actuación, en un momento dado, dos hombres de los allí presentes comenzaron a discutir y comenzaron a pelearse, durante aquella pelea el barril de queroseno que allí se encontraba en mitad de la sala cayó al suelo, el queroseno ardiente se vertió en el suelo y esto originó un incendio, por lo que inmediatamente tanto el público, como el personal y los músicos tuvieron que abandonar el local a la carrera.

     B. B. King, como no podía ser de otra forma, abandonó el local como todo el mundo, pero una vez fuera se dió cuenta que su guitarra acústica, marca Gibson, se había quedado dentro del local, por lo que en un acto reflejo e inconsciente volvió a la carrera jugándose el tipo y consiguió salvar su preciada guitarra. En aquel incendio fallecieron dos personas.

     B. B. King al día siguiente se enteró de que la pelea que se había originado en el local mientras el daba el concierto se había debido a una discusión por una mujer llamada Lucille. A partir de aquel momento B. B. decidió llamar a su guitarra Lucille, nombre que usaría para llamar a aquella primera guitarra y a todas las demás que tuvo a lo largo de su extensa carrera musical, y para recordarse a sí mísmo que no debía hacer algo tan estúpido como correr hacia un edificio en llamas y jugarse la vida.











Comentarios